Armada de Ecuador se disculpa con marinos expulsados por revelar violaciones de DD.HH. | Vistazo

Armada de Ecuador se disculpa con marinos expulsados por revelar violaciones de DD.HH.

AFP Viernes, 24 de Abril de 2015 - 18:42
Facebook
Twitter
Email

Quito (Ecuador).- Por primera vez, las Fuerzas Armadas de Ecuador se disculparon públicamente este viernes con siete marinos que fueron destituidos en 1992 por sus denuncias sobre violaciones de Derechos Humanos por parte de militares.

La Armada de Ecuador organizó el histórico acto de desagravio en el puerto de Guayaquil en reconocimiento a los marinos que hace 23 años fueron expulsados de esa institución por denunciar la muerte y tortura de cuatro personas presuntamente a manos militares. Los casos todavía están siendo investigados por la fiscalía.

"Por primera vez en la historia, las Fuerzas Armadas del Ecuador realizan un evento de esta naturaleza", destacó la fiscalía en su cuenta de Twitter.

El entonces capitán de corbeta de la Armada, Vicente Grijalva, denunció ante sus superiores los presuntos delitos en los que incurrieron miembros de esa institución. A consecuencia de ello fue destituido junto con seis subalternos.

Grijalva dijo que sus denuncias lo llevaron a enfrentar un "intento de asesinato". Mientras "mis compañeros, los sargentos, también fueron arrestados, fueron torturados y pasaron detenidos ilegalmente", declaró el oficial retirado a la prensa.

En 1995, la justicia de Ecuador consideró "inconstitucional" la destitución de los siete marinos y ordenó su reparación, pero la sentencia había sido desacatada desde entonces.

No fue hasta el pasado martes, que el Ministerio de Defensa divulgó a través de la prensa una disculpa pública y reconoció la responsabilidad "por las acciones y omisiones cometidas por funcionarios públicos de anteriores gobiernos".

Al reiterar sus excusas, la Armada desveló este viernes una placa conmemorativa del hecho en la Sala de Guerra del Comando de Operaciones Navales de Guayaquil.

Los casos de asesinatos y torturas denunciados por los militares forman parte de los expedientes por violaciones de derechos humanos que está indagando la fiscalía a partir de las conclusiones de una Comisión de la Verdad creada por el gobierno de Rafael Correa.