Un polémico desfile financiado por Guinea Ecuatorial, vencedor del Carnaval de Río de Janeiro | Vistazo

Un polémico desfile financiado por Guinea Ecuatorial, vencedor del Carnaval de Río de Janeiro

Mundo

Un polémico desfile financiado por Guinea Ecuatorial, vencedor del Carnaval de Río de Janeiro

EFE Miércoles, 18 de Febrero de 2015 - 18:18

Río de Janeiro.- La escuela de samba Beija-Flor, con un cuestionado desfile sobre Guinea Ecuatorial que fue financiado por el Gobierno de ese país africano, fue declarada este miércoles la vencedora del Carnaval de Río de Janeiro de este año.

El desfile de Beija-Flor en la noche del lunes fue declarado como el mejor este año entre los realizados por las doce escuelas de samba del Grupo Especial de Río de Janeiro, el considerado por los brasileños como "mayor espectáculo del mundo al aire libre", al recibir del jurado 269,9 puntos de 270 posibles. (Ver GALERÍA de la presentación).

La escuela de Nilópolis, municipio del área metropolitana de Río de Janeiro, se impuso por sólo 4 décimas a Salgueiro (269,5 puntos) y por casi un punto a Grande Río (269), Unidos da Tijuca (269) y Portela (269), agrupaciones que volverán a presentarse el próximo sábado en el sambódromo en el llamado "Desfile de los campeones".

Fue el decimotercer título para esta escuela de samba, que se destacó durante una época por el lujo de sus desfiles pero que no ganaba el carnaval desde 2011.

Pese a la opulencia de los disfraces y de las carrozas alegóricas que exhibió, a la perfección con que pasó por los 700 metros del sambódromo y al pegajoso samba que compuso este año, el desfile de Beija-Flor fue motivo de una intensa polémica por haber sido financiado por el Gobierno de Guinea Ecuatorial, antigua colonia española en África subsahariana.

La escuela fue cuestionada por haber recibido aporte de un Gobierno cuyo presidente, Teodoro Obiang, llegó al poder con un golpe de Estado en 1979, y que es criticado por ser uno de los gobernantes más ricos en uno de los países más pobres del mundo y por la situación de los derechos humanos.

Según versiones de prensa, el país africano pagó 10 millones de reales (unos 3,5 millones de dólares) para que el desfile de Beija-Flor hablara de Guinea Ecuatorial, pero la escuela de samba no confirmó esta cifra. "El valor (del patrocinio) no fue divulgado, es todo especulación", dijo un portavoz de la escuela de samba en un comunicado.

El desfile de Beija-Flor tuvo como testigo de honor al vicepresidente segundo de Guinea Ecuatorial, Teodoro Nguema Obiang, hijo del presidente y que a finales de 2013, durante una visita a Brasil, tuvo que solicitar al Tribunal Supremo brasileño un hábeas corpus para evitar su extradición a Francia, donde está acusado de blanqueo de capitales.

El vicepresidente guineoecuatoriano también ha sido acusado de delitos financieros en Estados Unidos y el pasado octubre tuvo que firmar un acuerdo con la justicia de ese país para aceptar el confisco de bienes de lujo supuestamente comprados con fondos procedentes de negocios corruptos.

La escuela no entró en polémicas y centró su desfile en la cultura y las bellezas naturales de Guinea Ecuatorial, con lo que dejó de lado la política. Sin embargo sí aprovechó para atizar a los conquistadores españoles, portugueses, ingleses, holandeses y franceses que explotaron la pequeña nación africana en los últimos cinco siglos, y que fueron retratados con rostros feroces.

El desfile Beija-Flor retrató asimismo los barcos negreros que llevaron a los guineanos esclavizados hacia el nuevo mundo, entre otros lugares, hacia Brasil.

La victoria de Beija-Flor no sorprendió debido a que se trata de una de las escuelas de samba más premiadas en el carnaval de Río de Janeiro en los últimos años y a que cuenta con representantes emblemáticos, como el cantante Niguinho de Beija-Flor y la pareja de bailarines Selminha Sorriso y Claudinho.

Las notas de los 36 jurados fueron leídas este miércoles en el sambódromo y castigaron a la escuela Viradouro, última entre las doce escuelas del Grupo Especial, con la caída a la Serie A, una especie de segunda división entre estas agrupaciones.

Cada escuela del Grupo Especial tiene entre 3.500 y 4.000 integrantes, lo que incluye bailarines, percusionistas, cantantes y las "reinas", y un plazo de entre 65 y 82 minutos para exponer en el sambódromo, con la ayuda de alegorías y hasta ocho enormes carrozas, el tema escogido para el desfile de cada año.

En la votación se evalúa la canción, la percusión, el tema de cada desfile, la calidad de los disfraces y las carrozas y la armonía del conjunto de los participantes, entre otros factores. EFE