Temer negocia una reforma menos ambiciosa para las jubilaciones | Vistazo

Temer negocia una reforma menos ambiciosa para las jubilaciones

Mundo

Temer negocia una reforma menos ambiciosa para las jubilaciones

AFP Jueves, 09 de Noviembre de 2017 - 16:23
El presidente brasileño, Michel Temer, anunció este jueves un plan para terminar miles de obras paralizadas por la crisis, mientras batalla para rescatar una reforma de las jubilaciones, resistida en el Congreso y considerada clave por los mercados.
 
El mandatario, de 77 años, acaba de escapar a dos denuncias de corrupción que pusieron su mandato en jaque y derrumbaron su popularidad al 3%. Ahora, busca retomar la iniciativa política con su principal apuesta: la recuperación de la economía.
 
"Este es un gobierno que no para (...). Los que hablan de una paralización se van a sorprender", dijo Temer durante el lanzamiento del programa "Ahora, es avanzar", que involucra desde proyectos de baja escala, como guarderías infantiles, hasta hidrovías y aeropuertos.
 
El jefe de Estado luego pasó al hierro caliente de la política brasileña de fin de 2017: la reforma del sistema de jubilaciones y pensiones.
 
"La mera hipótesis de que tal vez fuese difícil aprobar la reforma hizo caer la Bolsa. Esa fue una lección, un alerta para verificar la importancia que tiene para nuestro país", añadió.
 
Desde que llegó a la presidencia en 2016 tras la destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff por adulterar las cuentas públicas, Temer adoptó un programa económico ortodoxo de ajustes, para recuperar la confianza de los inversores en un país sumido en la peor recesión de su historia.
 
Logró que el Congreso aprobara un congelamiento del gasto público por hasta 20 años y flexibilizó los contratos de trabajo. Pero dos denuncias de corrupción en su contra -ambas bloqueadas en la Cámara de Diputados- congelaron su gestión durante cinco meses y pusieron en jaque sus planes para las jubilaciones, su objetivo más ambicioso.
 
El fuerte desgaste sufrido y la proximidad de un año electoral pusieron al clima político en contra de una medida que busca endurecer las condiciones de retiro, y algunos aliados comenzaron a distanciarse.
 
"El único objetivo de esta reforma es combatir los privilegios y preservar a los más vulnerables", dijo Temer, usando la línea argumental del gobierno para supuestamente esquivar efectos negativos electorales.
 
Mientras tanto, sus asesores ya salieron a cazar los 308 votos necesarios para que la Cámara baja apruebe la iniciativa (tres quintos de los 513 diputados federales).
 
"Vamos contando poco a poco los votos", admitió Temer.