Muchos discursos pero poca acción en Asamblea de la ONU | Vistazo

Muchos discursos pero poca acción en Asamblea de la ONU

Gabriela Pinasco | [email protected] Miércoles, 25 de Septiembre de 2019 - 10:03
Facebook
Twitter
Email
Este lunes empezó en Nueva York la mayor cita mundialista que reúne a los 193 países miembros de Naciones Unidas en su Asamblea General, para abordar las principales problemáticas y aperturar acuerdos entre los estados. En este primer día los temas más discutidos fueron el cambio climático, la migración, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y la influencia de este último país en el conflicto con Irán. 
 
Como de costumbre el primero en hablar fue Brasil. El discurso del presidente Jair Bolsonaro ha sido ampliamente criticado por negar que la Amazonía es el mayor pulmón del mundo y mucho menos un patrimonio de la humanidad. De esta manera, Bolsonaro exigía que se respete la soberanía de su país sobre este territorio que supera el tamaño de Europa occidental, y que según dijo, está mucho mejor conservado que todo el viejo continente. En esta línea, aseguró que no se crearán nuevas tierras indígenas, pues estas ya ocupan el 14% del territorio nacional brasileño. 
 
“Es una falacia decir que la Amazonía es patrimonio de la humanidad. Es un equívoco afirmar que la Amazonía, nuestra selva, es el pulmón del mundo. Valiéndose de esas falacias, otro país (Francia), en vez de ayudar, se apuntó a las mentiras de los medios de comunicación y se portó de manera irrespetuosa y con espíritu colonialista; al cuestionar aquello que nos es más sagrado: nuestra soberanía”. 
 
En su estreno ante Naciones Unidas, Bolsonaro lanzó un mensaje de rechazo total a las políticas socialistas en la región, acusando a Venezuela y Cuba de mantener en el poder a dictaduras que propician la “barbarie del socialismo”. El ultraderechista no hizo mención alguna sobre el cambio climático, ratificando su ausencia durante la Cumbre de Acción Climática realizada este lunes, y en la que solo participaron 66 naciones. 
 
Contrario a Bolsonaro, el presidente chileno Sebastián Piñera pidió a todos los países que "asuman compromisos mucho más ambiciosos y exigibles" que los tomados hasta ahora para combatir el cambio climático, que definió como "la batalla por la supervivencia del ser humano en la Tierra". En su discurso señaló que se debería quintuplicar los compromisos acogidos en el Acuerdo de París de 2015, para evitar que la temperatura del planeta supere los 1,5 grados.
 
"Los acuerdos no son suficientes, necesitamos con urgencia hacernos cargo de este desafío de evitar que el calentamiento global se transforme en una tragedia. La ciencia está hablando fuerte y claro y señala que nos queda menos de una década para cambiar en forma radical el curso de la historia y la forma en que tratados a nuestro planeta", indicó Piñera. 
 
El mandatario chileno contradijo a Trump, quien había mencionado previamente que "el futuro no pertenece a los globalistas, el futuro pertenece a los patriotas", defendiendo su agresiva política migratoria y criticando el concepto de “fronteras abiertas” que promueven “activistas radicales”, a quienes acusó de ayudar a organizaciones criminales con políticas "crueles y malvadas".
 
Según Piñera, "no hay ninguna incompatibilidad ni conflicto entre pensar en un mundo global y ser patriota. No se confrontan, son parte de una misma medalla que permiten este equilibrio entre integración y equidad nacional". Nuevamente arremetió contra Estados Unidos, pero esta vez por la guerra comercial con China que ha debilitado la situación económica mundial. 
 
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue uno de los primeros en hablar. Exigió al resto de países que se respete la soberanía de los estados y de sus fronteras, asemejando la seguridad fronteriza, con la defensa de los derechos humanos: "Todos ustedes tienen el derecho absoluto de proteger sus fronteras, y por supuesto, nuestro país también". 
 
De forma reduccionista, Trump hizo un llamado a los migrantes que huyen de los países centroamericanos: "No pague a los coyotes, no se ponga en peligro, no ponga a sus niños en peligro. Porque si llega hasta aquí, no se le va a permitir entrar".
 
Trump también hizo espacio para pregonar contra Venezuela: "El dictador (presidente venezolano, Nicolás) Maduro es una marioneta de Cuba protegida por guardaespaldas cubanos", que "saquean la riqueza de Venezuela" para mantenerse a flote, denunció.
 
De igual manera, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, pidió un mayor esfuerzo a la comunidad internacional para terminar con la crisis humanitaria “sin precedentes” que se vive en Venezuela, y que afecta “gravemente” la estabilidad y gobernanza de los países de la región latinoamericana: "Quiero una vez más convocar a la comunidad internacional para utilizar todas las herramientas diplomáticas y jurídicas disponibles para revertir esta situación, para que Venezuela vuelva a ser libre y democrática". 
 
 
Mientras los mandatarios hablaban en el podio de la Asamblea General, varias protestas se realizaron a las afueras del edificio de Naciones Unidas. Con pancartas y pregones, manifestantes de Brasil y de Bolivia exigían a sus gobernantes medidas concretas para combatir los fuegos en la Amazonía y en la zona de Chiquitanía. Otra protesta que reunió a cerca de 200 personas, pedía la salida del presidente de Irán, Hasán Rohaní, a quien acusan de mantener un régimen antidemocrático. Y mientras el presidente de Egipto, Abdelfatah Al-Sisi daba su discurso, decenas de ciudadanos egipcios exigían su salida y la liberación de cientos de activistas y periodistas que han sido encarcelados durante su régimen. 
 
Así transcurrió el primer día de la Asamblea General de Naciones Unidas, con discursos sobre el respeto a los derechos y a la soberanía de los estados, pero sin medidas concretas para poner fin a los conflictos, armados, económicos y políticos, que golpean al mundo.
HOY EN HOME