El modelo matemático que hizo cambiar de opinión a Reino Unido y EEUU sobre el COVID-19 | Vistazo

El modelo matemático que hizo cambiar de opinión a Reino Unido y EEUU sobre el COVID-19

Redacción / Agencias Domingo, 22 de Marzo de 2020 - 15:52
Facebook
Twitter
Email
A inicios de esta semana Reino Unido decidió empezar a endurecer las medidas para frenar la expansión del virus COVID-19 en su territorio, esto después de que el primer ministro Boris Johnson fuera duramente criticado por no imponer estrictas medidas de cuarentena como las tomadas en otros países europeo. 
 
En este país el virus ha dejado hasta este domingo 233 muertos, por lo que el gobierno pidió a las 1,5 millones de personas más frágiles que viven en Inglaterra confinarse en casa durante tres meses.
 
"Las cifras son impactantes, y se aceleran. Estamos a unas semanas -dos o tres- de Italia. Los italianos tienen un excelente sistema de salud. Y sin embargo, sus médicos y enfermeros se han visto completamente superados", advirtió Johnson en un mensaje al país.
 
El martes pasado el primer ministro consideró que sería "un buen resultado" limitar el número de fallecidos por coronavirus a 20.000 y reforzó sus medidas ante la advertencia de que su controvertida estrategia anterior hubiera podido costar la vida a 250.000 personas.
 
Cuando el gobierno británico decidió empezar a endurecer las medidas, apenas había 71 muertos. Pero ¿por qué Johnson cambio de opinión? 
 
Objetivo: 20.000 muertes o menos 
Según un estudio del Imperial College de Londres, publicado el lunes pasado por la noche, la moderada respuesta adoptada hasta la semana pasada por el gobierno británico habría reducido el número de fallecidos de medio millón -en ausencia total de medidas- a 260.000 en el país.
 
Los investigadores del Imperial College, uno de los centros que está trabajando a marchas forzadas para desarrollar una vacuna contra el covid-19, consideran que un confinamiento general permitirá al Reino Unido limitar el número de muertos a "unos miles o decenas de miles" si se respeta estrictamente.
 
Un de los autores del estudio, el epidemiólogo Neil Ferguson afirmó a la radio BBC haber transmitido también sus conclusiones al gobierno estadounidense. 
 
El lunes, Washington también anunció nuevas medias estrictas de distanciamiento social en línea con los consejos del Imperial College, que se basó en nuevos datos procedentes de Italia para modelar qué impacto tendría el virus en un entorno social descontrolado.
 
Sus científicos predijeron que 81% de los británicos y estadounidenses se infectaría, con 510.000 muertes en el Reino Unido y 2,2 millones en Estados Unidos, y la epidemia alcanzaría su pico al cabo de tres meses.
 
El principal desafío de esta nueva estrategia es no obstante, según el estudio, mantener las medidas "hasta que haya una vacuna disponible", lo que podría tardar unos 18 meses.
 
Los científicos advirtieron que de lo contrario, la transmisión "se recuperará rápidamente" en cuanto "se relajen" estas medidas intensivas. 
 
"Si países vecinos (como) Reino Unido permanecen demasiado tiempo" sin medidas de "confinamiento", "entonces nos resultaría difícil aceptar en nuestro territorio a ciudadanos británicos", advirtió este martes en una entrevista el primer ministro francés, Edouard Philippe.