Los inmigrantes intentan llegar a España en motos acuáticas | Vistazo

Los inmigrantes intentan llegar a España en motos acuáticas

AFP Sábado, 29 de Agosto de 2015 - 10:34
Facebook
Twitter
Email

Madrid.- Quince personas fueron detenidas durante agosto en el sur de España por introducir inmigrantes en el país a bordo de motos acuáticas que cruzaban el estrecho de Gibraltar, con un "riesgo grave" para sus vidas, informaron este sábado las autoridades.

En el marco de un operativo especial de vigilancia costera, se "ha detenido durante el mes de agosto a quince pilotos de motos acuáticas que transportaban inmigrantes marroquíes a costas españolas", informó la Guardia Civil en un comunicado.

Solamente "en las últimas 72 horas se han interceptado seis motos de agua que habían dejado a inmigrantes próximos a la costa" de Tarifa, en el extremo sur de España, separada por apenas 14 km de mar del norte de Marruecos, según la misma fuente.

"En una de las actuaciones los agentes tuvieron que rescatar a dos inmigrantes y a un piloto de moto de agua tras volcar dicha moto debido al mal estado del mar", agregó.

Imágenes difundidas por la Guardia Civil mostraba a dos personas completamente vestidas nadando hacia una boya salvavidas roja lanzada al mar desde una embarcación de los agentes españoles. En otras se veían las potentes motos acuáticas incautadas a los traficantes.

Pese al reducido espacio del aparato, "los pilotos de las motos de agua suelen transportar entre dos y tres inmigrantes", explican.

Este modo de cruzar el estrecho supone "un riesgo grave para la vida de los inmigrantes", que "en muchas ocasiones no saben nadar", dado que los traficantes los desembarcan antes de llegar a tierra o incluso los arrojan "al agua a varias millas de distancia de la costa para huir hacia Marruecos" cuando se acercan las embarcaciones policiales, agregan.

Los pilotos, "en algunas ocasiones también transportan droga adosada en los laterales de la moto o incluso en dobles fondos practicados en los chalecos y ropa de los inmigrantes", aseguran.

A menudo, los propios inmigrantes son los encargados de transportar la droga, fardos de hachís marroquí de hasta 30 kg cada uno, a los compradores en España transportándolos a pie a través de la escarpada geografía de la zona, explicó a la AFP una fuente de la Guardia Civil.

Cada kilo de hachís procendente en la cordillera marroquí del Rif se vende por unos 1.600 euros en las calles de España, según un miembro de la lucha antidroga en el estrecho de Gibraltar.