Francia en guerra contra el terrorismo | Vistazo

Francia en guerra contra el terrorismo

Mundo

Francia en guerra contra el terrorismo

Ana Angulo B. | [email protected] Viernes, 18 de Diciembre de 2015 - 11:03

Según el embajador de Francia en Ecuador, François Gauthier*, esta es la última generación que puede evitar la destrucción del planeta. El diálogo con Vistazo coincide con la Cumbre sobre cambio climático (COP21) realizada en París.

¿Es posible llegar a un compromiso global, a diferencia del Protocolo de Kioto que no lo firmaron EEUU y China, los países con mayor emisión de gases?
El Protocolo de Kioto no fue universal. Por ello, las presidencias de Francia y Perú hemos propuesto un acuerdo que involucre a todos los países, y que sea vinculante. El punto es caminar con una hoja de ruta acordada y con efectos.

¿Cómo van las negociaciones?
Al momento giran alrededor de lograr que el acuerdo sea vinculante, que la temperatura del planeta no suba más de dos grados hasta el año 2100 y el financiamiento de 100.000 millones de dólares para mitigar el cambio climático desde 2020.

¿Qué pasará después de la COP21?
La COP21 es, a la vez, el fin de un proceso y el inicio del cambio. Esta es la última generación que puede hacer algo por la Tierra.


El presidente François Hollande celebra junto a Ban Ki-moon
(secretario de la ONU) y Laurent Fabius (presidente de la COP21)
el alcance del histórico acuerdo. Foto: REUTERS

Luego de los atentados del 13 de noviembre en París, el presidente François Hollande dijo: “Francia está en guerra” contra el Estado Islámico (Isis o Da´esh).
Estamos en guerra ante un caso de legítima defensa, porque del otro lado hay soldados entrenados, armados y con mucho dinero. Francia ha convocado a un conjunto de países para realizar acciones militares. En este sentido tuvimos un éxito diplomático cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó una resolución por la cual llama a todos los estados miembros a tomar las medidas necesarias para prevenir y suprimir los actos terroristas cometidos por el grupo extremista Da´esh en Siria e Iraq.

Eso en el nivel militar. ¿Qué acciones impulsa su país en el plano político?
El Da´esh se encuentra (al menos) en Iraq y Siria. En Iraq existe un gobierno legítimo, reconocido internacionalmente, que ha pedido la intervención de Francia en el marco del Derecho Internacional. Allí son necesarias políticas para lograr la plena inclusión, particularmente el diálogo entre chiitas y sunitas (principales ramas del Islam), hay la intención de crear una milicia nacional, generar una ley de amnistía para los presos políticos, entre otras acciones.


"Estamos en guerra ante un caso de legítima defensa,
porque del otro lado hay soldados entrenados,
armados y con mucho dinero".

¿Cómo abordar el problema con Siria, por la guerra interna y el apoyo de Rusia e Irán al presidente Bachar el Asad?
La situación es más compleja, pero observamos una evolución positiva. Tras la conferencia de los representantes de las grandes potencias (Viena, noviembre de 2015), notamos que han mejorado las condiciones del diálogo. Con Rusia, Estados Unidos y toda la comunidad internacional, Francia le apuesta a un arreglo político.

¿En Siria hay ambiente para un acuerdo político?
Para nosotros hay prioridades La primera es destruir el Da´esh. En esto hay progresos, por ejemplo los rusos están bombardeando objetivos económicos como pozos de petróleo, camiones. Nos enfrentamos a un grupo terrorista que aprovecha una situación muy complicada, mezcla de una dictadura, desorden territorial, estados fallidos, intervenciones extranjeras…

En la masacre del 13 de noviembre se vio que Francia tiene el enemigo adentro; entre los terroristas hubo ciudadanos de su país.
Eso implica tres líneas de operación: dentro de Francia, dentro de Europa -con cooperación internacional- y los teatros de acción militar en Siria e Iraq. Espero que nuestros responsables políticos estén a la altura para hacer frente a la trampa que quieren ponernos los terroristas.

¿Cuál es la trampa?
Dividir a los franceses musulmanes que son entre cinco y seis millones de la población, cuya gran mayoría rechaza el terrorismo.

¿Cuál es el objetivo de dividirlos?
En Francia se encuentra la mayor minoría musulmana de la Unión Europea, por eso los terroristas tienen pánico que mi país se constituya en el territorio de la renovación del Islam, democrático, de tolerancia, en armonía con el siglo XXI. Según el autor franco-argelino Kamel Daoud (premio Goncourt 2015) escribió: “Si atacaron a Francia no es porque representa el Occidente impío, sino porque acoge las diversidades musulmanas. Francia ha sido un objetivo por las diversidades que la constituyen y no por sus raíces”.


"Los refugiados no son terroristas, huyen de una situación de violencia.
Es una población de personas jóvenes, con energía, educación,
que merece un trato de apertura".

El Dae´sh no solo tiene en la mira a Francia sino a los otros países de la coalición, recién hubo la masacre de San Bernardino (EEUU).
Las primeras acciones no fueron contra los franceses sino contra los pueblos sirios, la minoría religiosa de los yazidíes (Da´esh la considera diabólica), los cristianos, las mujeres... Antes de la coalición, las primeras víctimas fueron los sirios que se manifestaron contra el dictador Bachar el Asad durante la llamada “primavera árabe”. ¿Cuál fue su respuesta? La masacre.

Por las acciones de la coalición y la guerra interna, más de 600 mil refugiados han ido a Europa, ¿se mantendrá la apertura tras los atentados?
Los refugiados no son terroristas, huyen de una situación de violencia. Es una población de personas jóvenes, con energía, educación, que merece un trato de hospitalidad y de apertura. Sin embargo hay el riesgo de que muchos europeos los vean como una amenaza porque pueden filtrarse terroristas. La idea europea es crear puntos de acogida y al mismo tiempo diseñar ciertos tamices, pero no debemos considerar a todos terroristas, eso sería una locura a lo Donald Trump (precandidato del partido Republicano a la Presidencia de EEUU, que plantea cerrar la entrada de musulmanes en su país).

En las últimas elecciones regionales de Francia ganó el Frente Nacional, de extrema derecha, que tendría posiciones similares a las de Trump.
Hay un riesgo, y es responsabilidad de la élite política el convencer a los pueblos que la peor respuesta es la xenofobia. Creo que estos resultados son la consecuencia de años de no haber hecho las cosas como se debían, pero en Francia debemos dar la lucha contra el fascista Frente Nacional, no podemos compartir una visión tan estrecha, populista, a lo Trump.

¿Cómo evitarlo?
Necesitamos una respuesta del pueblo: cristianos, ateos, estudiantes, obreros, pelucones, el pueblo republicano reafirmando sus valores: libertad, igualdad, fraternidad y el laicismo. Tal vez debamos entrar en una resistencia contra los Trump de Francia y contra el terrorismo.

 

 

* François Gauthier. Embajador de Francia en Ecuador desde septiembre de 2013. Es diplomado del Instituto de Estudios Políticos de París y de la Escuela Normal Superior de Saint Cloud. Fue administrador Civil del Ministerio de Relaciones Exteriores, Secretario de la Misión de Cooperación Cultural en Costa de Marfil. También fue consejero Cultural y de Cooperación Científica en Vietnam, cónsul general de Francia en Boston (EEUU) y embajador en Uzbekistán.