Fotógrafos se despiden de su colega asesinado en México | Vistazo

Fotógrafos se despiden de su colega asesinado en México

EFE Martes, 04 de Agosto de 2015 - 08:15
Facebook
Twitter
Email

Notas relacionadas

México.- El sepelio del fotoperiodista mexicano Rubén Espinosa, asesinado el pasado viernes en Ciudad de México, se convirtió el lunes en un acto que decenas de sus colegas asumieron como el adiós a uno de los 'duros' del clan.
 
"Se nos fue uno que era de lo mejor de nuestra casa", dijo a Efe Alejandro Meléndez, uno de los fotoperiodistas más conmocionados durante el entierro de Espinosa en un céntrico panteón de Ciudad de México, donde desde hoy descansan sus restos.
 
Meléndez lo recuerda como un profesional en toda la palabra, que tomaba fotos donde pocos y además hacía entrevistas a la gente de a pie, y al referirse a su asesinato asume que se han llevado al mensajero, pero su mensaje se queda.
 
"Su cuerpo descansó, sus ideas están vivas", declaró el fotógrafo, que interrumpió la solemnidad de las exequias para acercarse a la tierra donde quedó sepultado para siempre su amigo y ponerle al lado una pequeña cámara fotográfica.
 
Con el espíritu de equipo con el que se mueven aun cuando sean de medios diferentes, los fotógrafos recordaron el lunes a Espinosa sin llanto y varios dijeron tener vivo en la memoria el último encuentro con su colega.
 
"Fue hace dos semanas, le gustaban las tortas cubanas y nos comimos una grande. Tenía buen apetito, aunque era flaco y su espíritu era muy libre. Le gustaba la música punk, el reggae y las canciones de Manu Chao. Tenemos miedo, pero estamos decididos a cumplir su mayor deseo, que estuviéramos unidos", dijo Josué Marín.
 
No se llama Josué ni se apellida Marín, pero pide que lo identifiquen así porque él también está amenazado y no quiere darle pistas a quienes están enojados por sus denuncias y tal vez lo quieran asesinar.
 
Es el mismo ruego de Claudia, que sentada al lado de la tumba parece hacer una oración por el descanso del alma de Rubén y accede a hablar siempre y cuando no se divulgue su apellido.
 
"Tenía una cita con un amigo que lo iba a entrevistar para un documental sobre fotoperiodistas; yo los había puesto en contacto y habían quedado para verse antes de un viaje que tenía Rubén a Puebla el fin de semana, pero me lo mataron", dijo con voz quejosa.
 
Con 102 comunicadores asesinados desde 2000 hasta 2014, México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.
 
"Es duro morir por hacer bien tu trabajo", se lamentó Saúl López, quien trabaja en la agencia de fotografía Cuartoscuro, donde Espinosa colaboraba.
 
Espinosa, quien habitualmente desempeñaba sus labores en el estado de Veracruz (este), fue asesinado en un apartamento de la Ciudad de México junto con la estudiante y defensora de derechos humanos Nadia Vera y otras tres mujeres.
 
Según informes de organismos de derechos humanos, los cinco tendrían marcas de tortura en sus cuerpos.