Diario italiano denuncia amaños en el Mundial 2002 a favor de Corea del Sur | Vistazo

Diario italiano denuncia amaños en el Mundial 2002 a favor de Corea del Sur

Mundo

Diario italiano denuncia amaños en el Mundial 2002 a favor de Corea del Sur

EFE Viernes, 29 de Mayo de 2015 - 10:28

Roma.- El diario italiano "Corriere dello Sport" denunció que la FIFA y el árbitro ecuatoriano Byron Moreno amañaron partidos en el Mundial de 2002 para favorecer a Corea del Sur (uno de los anfitriones), ante quien Italia y España cayeron en octavos y cuartos de final, respectivamente.

Tras la detención el pasado miércoles de siete dirigentes de la FIFA en Zúrich, Suiza, bajo cargos de corrupción a solicitud de una fiscalía de Nueva York, el diario explica que "el mecanismo era complejo" y la FIFA pretendía "garantizar a la nación anfitriona un camino privilegiado".

En ese Mundial de 2002 España perdió en cuartos de final contra Corea del Sur por penaltis tras ver anulados dos goles por el árbitro egipcio Gamal Ghandur en un gesto que hizo a la prensa nacional e internacional hablar de "escándalo arbitral" y pedir una necesaria "limpieza del Mundial"


Portada del diario italiano "Corriere dello Sport".

"Los italianos siempre habíamos esperado lo peor posible del presidente de la FIFA, Joseph Blatter: habíamos denunciado el complot en el campo, ahora las indagaciones del FBI demuestran que la FIFA iba mucho, mucho más allá", publica el periódico deportivo.

Además de a la FIFA, acusa en concreto al ecuatoriano Byron Moreno, quien arbitró el encuentro entre la selección italiana y la coreana (por octavos de final), de detener la carrera de la Azzurra contra Corea del Sur "con un conjunto de tarjetas rojas, faltas no vistas y goles anulados" en un partido que terminó en tiempo suplementario con un 1-2.

Denuncia que el exárbitro y actual comentarista (posteriormente condenado a 30 meses en prisión por un caso de narcotráfico ocurrido en 2010), formó parte de lo que califica como "una estafa" dentro del escándalo de corrupción de la FIFA. EFE