Brasil, con déficit en el presupuesto por primera vez | Vistazo

Brasil, con déficit en el presupuesto por primera vez

Mundo

Brasil, con déficit en el presupuesto por primera vez

AFP Martes, 01 de Septiembre de 2015 - 08:09
El gobierno de Brasil sorprendió este lunes 31 de agosto de 2015 a los mercados al enviar al Congreso por primera vez en la historia un presupuesto para 2016 que prevé un déficit primario de 0,5% del PIB cuando el país está a un paso de perder el grado de inversión.
 
En vez de lograr un superávit fiscal primario (antes del pago de intereses de la deuda) de 0,7% del PIB, como estaba previsto inicialmente, el gobierno de Dilma Rousseff planifica ahora gastar 30.500 millones de reales (USD 8.413 millones) más de lo que recaudará en 2016.
 
El agujero en el presupuesto obedece a la decisión de Rousseff de dejar de lado la creación prevista de un nuevo impuesto sobre los movimientos financieros debido a la oposición del Congreso y de empresarios.
 
"Vamos a trabajar para que (el déficit) sea temporario", dijo el ministro de Planificación y Presupuesto, Nelson Barbosa, en una conferencia de prensa, insistiendo en que se trata sobre todo de un presupuesto "realista".
 
El proyecto de presupuesto para el año próximo es "transparente y provoca reflexión en el momento en que Brasil enfrenta un cambio significativo del clima económico", sostuvo por su lado el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en la misma conferencia.
 
El ministro de Hacienda insistió en que muchas de las medidas necesarias para evitar el déficit dependen de cambios legislativos que el Ejecutivo propondrá al Parlamento, como la eliminación de más de 10 ministerios de un total de 39. 
 
El anuncio afectó a la bolsa de Sao Paulo, que cayó un 1,12%, y al real, que se hundió a 3,627 unidades por dólar (-1,1%), su mínimo en 12 años. Desde enero la moneda brasileña ha perdido 26,6% de su valor ante el billete verde.
 
Esta nueva mala noticia para la séptima economía mundial se suma a la confirmación de que la economía entró en recesión en el segundo trimestre que analistas anticipan durará al menos dos años, hasta fines de 2016. 
 
En este contexto adverso, al que se le suma una alta inflación (9,56%), un desempleo en alza (7,5%) y la caída de la popularidad de Rousseff a un solo dígito, el gobierno intenta impulsar un ajuste fiscal que ha encontrado resistencias en el Congreso, donde decenas de legisladores son investigados por corrupción en la estatal Petrobras.
 
El proyecto de presupuesto prevé para 2016 un crecimiento de 0,2% del PIB y una inflación 5,4%, cercana al centro de la meta de 4,5%. El mercado, sin embargo, vaticina una contracción del PIB de 0,26% en 2016, tras un desplome del PIB de 2,06% este año.
 
El decepcionante desempeño económico ha llevado a las agencias de calificación de riesgo a bajar las notas de la deuda soberana de Brasil, que ahora se encuentra a solo un paso de perder su grado de inversión y caer a la categoría especulativa.