Bárcena: “El reto es medir la desigualdad” | Vistazo

Bárcena: “El reto es medir la desigualdad”

Mundo

Bárcena: “El reto es medir la desigualdad”

Ana Angulo B. | [email protected] Viernes, 18 de Diciembre de 2015 - 10:04

América Latina registrará un crecimiento de alrededor del 1 por ciento en 2016. La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, espera que no aminoren los logros alcanzados, como la reducción de la pobreza.

A su día le faltan horas para poder cumplir todos los compromisos. La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena*, hace una pausa en la agenda de la Octava Reunión de la Conferencia Estadística de las Américas efectuada hace pocos días en Quito. Al encuentro asistieron representantes de los institutos de censos de los países de la región y expertos de organismos internacionales. Bárcena tiene unos penetrantes ojos azules de mirada afable. En tono firme y pausado habla con Vistazo sobre los avances, los problemas de la región y los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

¿En qué deben mejorar los métodos de recolección de datos?
Principalmente, en los registros administrativos. Los países deben poder registrar eficientemente los nacimientos, los casamientos, el ciclo vital de una persona, con una cédula de identidad única. Aquello permitirá a los Estados contar con información mucho más precisa sobre las personas.

¿Qué tenemos ahora?
Los países obtienen información cada 10 años, a través de los censos de población. Estos son de dos tipos: de hecho y de derecho. En el de hecho se mira básicamente dónde pasó la noche una persona, la víspera del censo. El censo de derecho observa el lugar donde reside la persona.

¿Qué evalúan los registros que se realizan en los hogares?
No se trata de censos sino encuestas que se levantan cada dos o tres años. En estos procesos, muchas veces las personas no declaran todo lo que se les pregunta, especialmente en lo relativo a ingresos y gastos. ¿La CEPAL tiene previsto mejorar la forma en que se miden los datos? El tema es cómo interpretar la información recolectada, a fin de diseñar las políticas que deberán estar enmarcadas en los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

¿Las encuestas tendrán nuevas variables?
El propósito no solo es medir la pobreza, sino la desigualdad. Y no solo la desigualdad de ingresos, sino la concentración de riqueza. Queremos entender cómo se manifiesta la desigualdad de ingresos, en materia educativa o en materia laboral. Otra variable es la sostenibilidad ambiental.

De los 17 objetivos de la Agenda 2030, ¿cuáles son prioritarios?
Todos son importantes, uno de los principales es erradicar la pobreza extrema. Otro consiste en eliminar el hambre en el planeta.

Ambos son parte de los Objetivos del Milenio a 2015 y no se ha logrado.
Los objetivos del Milenio hablaban de reducir a la mitad el hambre y la pobreza. Ahora hablamos de borrarlos. Ahora los objetivos de desarrollo sostenible son universales, no solo se ocupan de la pobreza, sino también de la desigualdad, la distribución, el empleo, el salario y la protección social.

¿Qué plantea la Agenda en relación al ecosistema?
Precautelar la integridad ecológica del planeta.

¿A 15 años de 2030, podremos alcanzar las 17 metas?
América Latina tiene un buen punto de partida. Ya tenemos universalidad en la educación primaria, pero nos falta la secundaria. En cuanto al acceso de energía, ya lo tienen 600 millones de personas, faltan 30 millones, lo que sí es posible conseguir hasta el 2030. Un poco más difícil resulta bajar las emisiones de carbono, pero los gobiernos están invirtiendo en energías renovables. Creo que hay metas más accesibles que otras, entre ellas la equidad de género.

¿Cómo pasar de una cultura de privilegios a una de igualdad?
Con políticas públicas, planificación. Para financiar esta agenda hay que movilizar más recursos a través de una mayor tributación de los sectores más pudientes, evitar la evasión fiscal. Por otro lado, son necesarias negociaciones internacionales más equitativas. Esta región ya tiene pantalones largos para negociar mejor con el mundo desarrollado y con las empresas transnacionales.

¿En la Cumbre del Clima en París COP21, que se desarrolla del 20 de noviembre al 11 de diciembre, la región propondrá algún tema ambiental como bloque?
Yo creo que sí. En la emisión de gases de efecto invernadero, algunos países tienen más responsabilidad que otros. América Latina, en conjunto, expulsa un nueve por ciento de las emisiones mundiales. Dentro de ese porcentaje, el 20 por ciento corresponde a deforestación y al cambio de uso del suelo.

¿Será posible el acuerdo internacional de limitar el calentamiento global por debajo de los dos grados?
En realidad, los países que más deben comprometerse son EE.UU. y la región de Asia-Pacífico, con China a la cabeza. Europa ha realizado esfuerzos muy grandes por bajar sus emisiones. Nuestros países tienen mayor vulnerabilidad en la adaptación.

En otro tema, ¿cómo están los niveles de pobreza en la región?
Considero que estamos mucho mejor que en la década de los noventa. En ese entonces la mitad de la población latinoamericana se encontraba en la pobreza.

¿Cómo estamos hoy?
En la región, la pobreza está en un promedio del 28 por ciento (en Ecuador se ubica en 22 por ciento) y la pobreza extrema se encuentra en torno al 12 por ciento. Según nuestras mediciones, hoy tenemos 167 millones de personas en situación de pobreza y 71 millones en pobreza extrema. Lo preocupante es que las cifras se han estancado: no suben ni bajan.

¿Qué indican estas estadísticas?
Indican que los gobiernos de los países de América Latina y el Caribe están priorizando la inversión social, el empleo… Hay una conciencia política y pública de que hay que mantener lo logrado.

¿Con la baja de las materias primas –principales productos de exportación de varios países– cómo crecerá la región el próximo año?
Para este año (2015), la CEPAL proyectó un crecimiento de -0,3 por ciento para Sudamérica. Creemos que el próximo año estaremos en torno al 1 o -1 por ciento, si acaso lograra repuntar la economía de China. Actualmente se encuentran mejor posicionados México y los países del Caribe gracias a la mejora de las economías de Estados Unidos y Europa.

China se encuentra en una etapa de cambios.
China se encuentra en una etapa de cambio estructural muy profundo y aún no sabemos qué surgirá de aquello. Por eso creo que la región crecerá alrededor del 1 por ciento o menos. Los años 2015 y 2016 son difíciles. Una salida interesante puede darse hacia el año 2017.

*Alicia Bárcena asumió como secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 1 de julio de 2008. Previamente se desempeñó como secretaria general adjunta de Gestión en la Sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, y cumplió tareas como jefa de Gabinete y, anteriormente, como jefa adjunta de Gabinete de Kofi Annan, entonces secretario general de las Naciones Unidas.