Tres médicos caen misteriosamente por una ventana en Rusia | Vistazo

Tres médicos caen misteriosamente por una ventana en Rusia

Redacción Jueves, 07 de Mayo de 2020 - 20:01
Facebook
Twitter
Email
Los dos paramédicos rusos estaban vestidos para trabajar. En el video aparecen con máscaras cubriendo sus narices y bocas. El narrador se identificó como Alexander Kosyakin y su colega como Alexander Shulepov .
 
Shulepov acababa de enterarse de que había dado positivo por el coronavirus , dijo Kosyakin, sin embargo, "el médico jefe nos obliga a seguir trabajando".
 
"No hemos sido liberados de nuestro turno", dijo Shulepov. Ambos trabajan en Voronezh, a unos 300 kilómetros al sur de Moscú.
 
En un segundo video publicado días después por el secretario de prensa del departamento regional de salud, Shulepov retiró esos comentarios, diciendo que había sido "emocional" y que su jefe finalmente le dijo que dejara de trabajar.
 
Luego Shulepov fue ingresado en el hospital, y fue allí, el 1 de mayo, que se cayó de una ventana del segundo piso en lo que las autoridades locales han llamado accidente.
 
Shulepov, que se encuentra en estado crítico con una fractura de cráneo, es el tercer profesional médico ruso en dos semanas en caer misteriosamente de la ventana de un hospital. Los otros dos murieron.
 
Una semana antes de la caída de Shulepov, Natalya Lebedeva , que dirigía una estación de ambulancias en un centro de entrenamiento de cosmonautas en las afueras de Moscú, cayó muerta desde una ventana en el hospital donde estaba siendo tratada por COVID-19.
 
Al día siguiente, Yelena Nepomnyashchaya, la jefa de un hospital en Krasnoyarsk, en el oeste de Siberia, se cayó de la ventana de su oficina del quinto piso, según los informes, justo después de haber tenido una conferencia telefónica con funcionarios regionales de salud.
 
Nepomnyashchaya supuestamente se opuso a convertir una sala en el hospital para alojar pacientes con coronavirus debido a la escasez de personal capacitado y equipo de protección, según un informe de noticias local que citó fuentes anónimas.
 
Los funcionarios de salud de Krasnoyarsk negaron que se haya realizado la conferencia telefónica.
 
Los incidentes han puesto de relieve las crecientes tensiones en un sistema de salud bajo presión por un aumento de casos de coronavirus y la escasez de profesionales médicos.
 
Con doctores, enfermeros y paramédicos que representan aproximadamente el 7% de las muertes por coronavirus oficiales del país, la comunidad médica ha recurrido cada vez más a las redes sociales para expresar sus frustraciones sobre las malas condiciones de trabajo y la continua ausencia de estipendios prometida por el presidente Vladimir Putin.
 
Algunos, como Marianna Zamyatina, cardióloga en San Petersburgo, y Natalya Lyubimaya, una médica junior que trabajaba en el principal hospital de coronavirus de Moscú, han renunciado a sus trabajos.
 
"Si no hubiera renunciado, me habría infectado en un par de días", dijo Zamyatina, y agregó que sus quejas a la administración del hospital sobre equipo de protección inadecuado resultaron en una degradación. Como el hospital no le suministró una máscara de respirador, dijo, usaba un escudo de soldadura que compró su esposo.
 
Zamyatina dijo que del personal de cardiología de 15 personas reasignado para trabajar con pacientes con coronavirus, cinco se infectaron.
 
En Rusia, la vigilancia facial y la amenaza de prisión se utilizan para hacer que las cuarentenas de coronavirus se mantengan.
 
Rusia ha registrado más de 10.000 nuevos casos por cuarto día consecutivo. El total confirmado del país ha ascendido a 165.000, con más de 1500 muertes.