Médicos cubanos, resiliencia y escepticismo ante el llamado de Brasil | Vistazo

Médicos cubanos, resiliencia y escepticismo ante el llamado de Brasil

EFE Viernes, 27 de Marzo de 2020 - 11:02
Facebook
Twitter
Email
La nutrida comunidad de médicos cubanos que decidió quedarse en Brasil tiene sentimientos encontrados ante el llamado del Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro para reforzar el combate a la pandemia de coronavirus.
 
Cerca de 8.500 profesionales cubanos dejaron de ejercer en Brasil de la noche a la mañana, después de que Cuba finalizó el programa "Más Médicos" a raíz de unas polémicas declaraciones de Bolsonaro, quien se refirió a ellos como "esclavos" de una "dictadura".
 
Casi 1.800 optaron por permanecer en Brasil desde noviembre de 2018 a la espera de una oportunidad que solo se concretó en la víspera, cuando el Gobierno, tras varios meses de indecisión, les convocó oficialmente para enfrentar el coronavirus, que deja hasta el momento 77 fallecidos y 2.915 contagiados en el país.
 
Una noticia esperada tras meses de incentidumbre
"Estamos muy contentos porque llevamos esperando esa noticia hace mucho tiempo", dijo a Efe Martha Emilia Betancourt, de 30 años.
 
En este último año y medio, muchos han tenido que aparcar su profesión y trabajar en lo que han podido. Empleos temporales y lejos del mundo de la medicina en el mejor de los casos. En el peor, desempleo indefinido.
 
"La mayor parte del tiempo he estado desempleada. Solo trabajé unos tres meses, en una pizzería, cuidando a una señora mayor y en telemarketing", señaló a Efe Maritza Acuí, de 56 años y residente en Osasco, en el interior de Sao Paulo, el estado brasileño más golpeado por la COVID-19.
 
Pero el coronavirus ha modificado el escenario. El Ministerio de Salud anunció la contratación de 5.800 médicos, en el marco del programa "Más Médicos" -ahora llamado "Médicos por Brasil"-. Más de 7.000 ya se han inscrito, según datos oficiales.
 
Los cubanos podrán optar a las plazas que queden disponibles una vez concluya la selección de médicos brasileños, y siempre y cuando su estatus migratorio sea el de "naturalizado", "residente permanente" o "refugiado".
 
Aunque no se les exigirá tener el título homologado o haber realizado los exámenes de reválida.
 
Escepticismo ante la nueva convocatoria 
"Si nos necesitan para trabajar, nosotros damos el paso al frente", aseveró a Efe Ubaldo Gonzalez, de 40 años, considerado desertor por Cuba, donde la ley establece que los trabajadores que abandonan una misión en el extranjero -deportistas, médicos, maestros y otros profesionales- no pueden ingresar al territorio nacional durante ocho años.
 
Aun así, este médico de familia se muestra bastante escéptico con la posibilidad de volver a ejercer en Brasil.
 
Explica que las plazas de anteriores concursos eran ocupadas en su totalidad por profesionales brasileños, pero luego estos no se presentaban a sus nuevos puestos de trabajo, lo que obligaba al Gobierno a lanzar otra convocatoria con las mismas condiciones.
 
Y de nuevo, en un eterno retorno, los brasileños ganan esas plazas, pero las vuelven a dejar vacantes, muchas veces porque son en lugares remotos, carentes y alejados de las grandes ciudades.
 
"Hace más de un año que salí y aún no han cubierto mi plaza", comenta Martha, que fue médica en Sorocaba, también en el interior de Sao Paulo.
 
"Si Brasil nos necesita, me voy donde quiera que sea, como si es en la Amazonía", añade.
 
Por su parte, Maritza aprecia esta nueva invitación de Brasil, aunque lamenta que el Gobierno de Bolsonaro solo los "haya tenido en cuenta en este momento" de crisis.
 
"¿Tuvo que haber una pandemia para darse cuenta de que los médicos cubanos somos médicos, como cualquier otro? Eso es lo que más me entristece", apunta.
 
Resilencia frente la crisis
¿Pero qué es lo que hacen tan especial a los médicos cubanos frente a estas emergencias? Maritza tiene la respuesta.
 
"Los médicos cubanos han tenido que enfrentar y dar el todo por el todo y para todos con una escasez de recursos total. Solo con el amor a la profesión, con dedicación, con la percepción de que nadie es diferente, y de que el ser humano es lo más importante, hemos logrado vencer muchas batallas", afirma.
 
Los médicos cubanos ya demostraron su resiliencia en otros momentos de emergencia sanitaria internacional, como contra el Ébola. Ahora, con el coronavirus también quieren ser protagonistas, aunque Ubaldo espera que el reconocimiento global a su labor venga acompañado de condiciones de trabajo dignas.
 
"No voy a trabajar un mes o durante el periodo de contingencia y que después me den un puntapié en mis nalgas", avisa.
 
Según el decreto del Gobierno brasileño, los médicos seleccionados firmarán un contrato de dos años renovables con un sueldo inicial de 12.000 reales (unos 2.400 dólares).