Fiesta Roja | Vistazo

Fiesta Roja

Mundo

Fiesta Roja

Patricia Estupiñán | [email protected] Jueves, 05 de Julio de 2018 - 11:20
La Plaza Roja de Moscú quedó pintada de azul, rojo y blanco después de que la selección rusa eliminó a España. Una mezcla de euforia y orgullo nacional inundaba a los miles de moscovitas que acudieron a festejar la hazaña.  Los gritos, a ratos resultaba abrumadores, pero en la noche de domingo ninguno de los reunidos en las calles céntricas de Moscú estaba dispuesto a guardar silencio.
 
Horas antes había comenzado el viaje al estadio Luzhniki construido para las olimpiadas en el año 1980, y recientemente remodelado. Resultaba casi imposible subirse a los trenes del Metro, en cualquiera de las líneas que conducen al estadio. Miles de camisetas y pelucas rojas, el colar de la selección dominaban en los viajeros con la camiseta española, también roja, pero muy cercana al tono anaranjado se podían contar con los dedos de la mano.
 
 
La capital rusa tiene doce millones de habitantes  y ocupa una extensión de 1243 kms2. Es decir casi el doble de la de Nueva York que se asienta en 738 kms2 y tiene ocho millones de habitantes. En contraste Guayaquil y Quito que tiene poblaciones y áreas similares ( Guayaquil 335 kms2 y 3millones de personas y Quito 325 kms2 y tres millones de habitantes). En Moscú literalmente las distancias son Enormes, si con E mayúscula. Sus principales avenidas son autopistas de nueve carriles, casi siempre uno funciona para peatones y bicicletas.  Para cruzarlas, los peatones usan largos pasos subterráneos, que suelen coincidir con las estaciones del Metro.Y para llegar a cualquier lugar, la mayoría de moscovitas usan el Metro.
 
El Metro es uno de los buenos legados de la era en que Rusia fue el país dominante en la Unión Soviética. Es un sistema de transporte, eficiente, seguro, barato y fácil de entender , aún para los que no saben ruso. Un viaje de ida cuesta cincuenta y cinco rublos, unos ochenta centavos de dólar. Llaman la atención su limpieza y su bella construcción. Los andenes tienen paredes de mármol y los pisos son de piedra tallada y en algunas estaciones hay hermosos frescos sobre la historia del país. Sin lugar a dudas es uno de los servicios de transporte público más bonitos del mundo.
 
 
Las grandes distancias obligan a los moscovitas a caminar mucho. La mayoría es delgado. Hay bastantes autos, pero los otrora famosos Lada son muy una especie en extensión . Los vehículos japoneses, coreanos y alemanes dominan el mercado. Igual ocurre con la ropa, los centros comerciales exhiben principalmente prendas europeas, bastante más baratas que las que se vende en Ecuador ... Y para los amantes de la buena comida, Moscú es un paraíso: a precios accesibles se consigue excelentes platos.
 
Las nuevas generaciones de rusos son cosmopolitas. Van con vestidos a la moda europea y con los inflatables “gadgets” tecnológicos: smartphones y audífonos. Desconocen la historia de su país...no recuerdan el comunismo, pero comentan que sus padres la han pasado mal y aún añoran el tiempo en que todos tenían el empleo asegurado....aunque en esta noche de gloria, lo que cuenta es celebrar. Es verano y el sol se oculta a las nueve y amanece a las tres...las discotecas funcionan 24 horas. Y para los moscovitas ha ocurrido el milagro de llegar a los octavos del mundial. ¡Viva su majestad el fútbol! ¡Viva Rusia! Gritan eufóricos.