Esposa del policía que mató a George Floyd pide que disuelvan su matrimonio | Vistazo

Esposa del policía que mató a George Floyd pide que disuelvan su matrimonio

Redacción Lunes, 01 de Junio de 2020 - 11:48
Facebook
Twitter
Email

La esposa de Derek Chauvin, el policía que asfixió con su rodilla a George Floyd causándole luego la muerte, ha solicitado a las autoridades de EEUU que disuelvan su matrimonio. Estos son los motivos que dio:

Después de ser detenido el viernes 29 de mayo, inculpado de “homicidio involuntario”, el policía que causó la muerte de George Floyd enfrenta hoy la ruptura de su matrimonio. Kellie Chauvin dio la espalda a su esposo y pidió a las autoridades estadounidenses la disolución de la unión.

Según la firma de abogados que representa a la señora Chauvin, Sekula Law Offices, la mujer se encuentra “devastada” ante la muerte de Floyd y por tanto solicitó disolver la unión que tenía con el policía.

"Esta noche, hablé con Kellie Chauvin y su familia. Está devastada por la muerte del señor Floyd y sus mayores simpatías recaen en su familia, sus seres queridos y todos los que están sufriendo esta tragedia", resalta la carta enviada por la firma jurídica.

Derek Chauvin suma en total 18 denuncias en la Oficina de Asuntos Internos del Departamento de Policía de Minneapolis por irregularidades cometidas durante las dos décadas que ha pertenecido al cuerpo policial.

Lea también: Policía de EEUU acusado de asesinato y homicidio involuntario por la muerte de George Floyd: ¿Quién es Derek Chauvin?

Su aún esposa ha pedido también a las autoridades que le brinden protección a ella, a sus hijos y a sus padres, debido al riesgo que pueden correr en medio de la ola de violencia que se ha desatado en todo Estados Unidos tras la muerte de Floyd. Kellie, quien fue reina de belleza de Minesota, no tiene hijos con Chauvin.

De los policías que estuvieron presentes en el arresto de Floyd, solo Chauvin ha sido detenido debido a que fue él quien presionó su rodilla contra el cuello de Floyd durante aproximadamente 8 minutos, causándole una asfixia que luego terminó con su vida.

Mientras tanto, las protestas aumentan en Estados Unidos. Este domingo la policía dispersó  con gases lacrimógenos frente a la Casa Blanca a manifestantes que habían desafiado el toque de queda impuesto en la capital y otras ciudades de Estados Unidos, escenarios de protestas en ocasiones violentas contra el racismo y la brutalidad policial.

La rabia desatada tras la muerte hace una semana en Minneapolis de Floyd, un ciudadano negro de 46 años, se extendió rápidamente a todo el país, y las manifestaciones callejeras se acumulan desde entonces.

Lea también: Protegen a Trump en el búnker de la Casa Blanca por los disturbios

Para evitar nuevos disturbios, miles de soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados en 15 estados y en Washington, y se dispuso el toque de queda en varias ciudades además de la capital, entre ellas Houston y Los Ángeles.

En Saint Paul, ciudad contigua a Minneapolis, epicentro del movimiento, miles de personas se manifestaron en la tarde del domingo contra el racismo y en reclamo de que todos los policías implicados en la muerte de Floyd rindan cuentas ante la justicia.