Ella es la mujer que se llevó a Fátima; "la señora que vendía papitas" | Vistazo

Ella es la mujer que se llevó a Fátima; "la señora que vendía papitas"

EFE / Redacción Martes, 18 de Febrero de 2020 - 12:37
Facebook
Twitter
Email
La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México difundió este martes el retrato robot de la mujer que se llevó del colegio a Fátima, la niña de 7 años que apareció el sábado asesinada y sin órganos dentro de una bolsa de basura tras días desaparecida.
 
La madre de la niña se demoró en ir a buscarla al colegio y, según demuestran varios videos de cámaras de seguridad, otra mujer recogió a la menor del centro educativo.
 
Según el retrato difundido por la FGJ, se trata de una mujer de "entre 42 y 45 años de edad" y de 1,55 a 1,60 metros de estatura de "complexión mediana, tez morena clara, cabello largo lacio, cara redonda, ojos pequeños, nariz recta, boca mediana y mentón oval".
 
Mientras el retrato era difundido, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, daba una conferencia de prensa para explicar que se mejorarán los protocolos de recogida de menores en los colegios, que ya contemplaban que el menor debía ser recogido por sus tutores o por alguien autorizado con una credencial.
 
De acuerdo con imágenes obtenidas por la dependencia investigadora, la mujer subió a la menor a un vehículo blanco. Esa mujer fue identificada por vecinos y madres de familia de la escuela Primaria Enrique Rébsamen —donde Fátima estudiaba en el turno vespertino— como "la señora que vendía papitas" afuera del plantel, explicando incluso que por eso la menor la conocía y no opuso resistencia cuando, aparentemente, le dijo que la llevaría a su casa, pues nadie la recogió una vez que terminaron las clases.
 
La fiscalía de la Ciudad de México cuenta con imágenes precisas de la sospechosa, retratos hablados y "datos adicionales", así como la dirección de dos domicilios que ya agentes de la Policía de Investigación ya catearon.
 

 
El asesinato y tortura de Fátima disparó este lunes la indignación y la presión sobre un Gobierno incapaz de atajar la crisis de violencia en un país con unos 90 homicidios diarios, diez de ellos feminicidios.
 
Sin haberse recuperado todavía de la conmoción por el asesinato la semana pasada contra Ingrid Escamilla, descuartizada presuntamente a manos de su pareja, México amaneció con la noticia de un nuevo crimen escabroso.
 
El cuerpo de Fátima Cecilia Aldriguett fue encontrado este fin de semana en una bolsa de plástico sin órganos y con signos de tortura en la alcaldía Tlahuac, en el sur de la capital mexicana, cerca de Santiago Tulyehualco, donde vivía con su familia.
 
 
La última vez que se vio con vida a la niña, de siete años, fue el pasado 11 de febrero. Cuando su madre llegó 20 minutos tarde a recogerla al colegio, otra mujer ya se la había llevado, según recogen las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona.
 
La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México informó este lunes que se investiga si el crimen fue un feminicidio y ofreció una recompensa de dos millones de pesos (unos 107.700 dólares) para encontrar a los responsables.
 
Video muestra a la mujer llevándose a Fátima
 
La alcaldesa de la capital, Claudia Sheinbaum, acompañó a la familia en la entrega del cuerpo por parte de los servicios forenses, donde se comprometió a que el crimen no quede impune.
 
Ante la jefa del Gobierno capitalino, la madre de Fátima, María Magdalena Antón, acusó como responsable a Alan Herrera, quien habría agredido a otros miembros de la familia, aunque las autoridades no lo han confirmado.
 
"Yo quiero que me apoyen, porque hoy fue mi hija, mañana puede ser la de ustedes", expresó desconsolada la madre ante la prensa. Familiares de la víctima consideraron que las autoridades no les hicieron suficiente caso cuando denunciaron la desaparición de la niña.
 
Maria Magdalena, madre de Fatima. Foto: Reuters
 
En la puerta de la Escuela Primaria Enrique C. Rebsamen, lugar donde fue secuestrada la menor, varios personas pegaron carteles con mensajes de indignación como "Ni una más. Ya basta", "Por un pueblo sin violencia" o "Justicia para Fátima".
 
Con cada escabroso crimen que sale a la palestra, aumenta la ira en México ante un Gobierno que no parece estar a la altura de la situación. El presidente mexicano, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, culpó al neoliberalismo de este tipo de crímenes.
 
"Se miden los homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo el modelo neoliberal", dijo el mandatario en rueda de prensa cuestionado sobre el homicidio de Fátima.