El violador y asesino que engañó a todos con su simpática personalidad y apariencia | Vistazo

El violador y asesino que engañó a todos con su simpática personalidad y apariencia

Redacción Jueves, 13 de Febrero de 2020 - 20:03
Facebook
Twitter
Email
En el año de 1999, California fue testigo del asesinato de cuatro mujeres, quienes fueron torturadas y violadas cerca del Parque Nacional Yosemite: Julie Sund y Carole Sund de 15 años, Silvina Pelosso de 16 años y Joie Armstrong, la cual acababa de cumplir 26.
 
Según el FBI de California, Cary Stayner fue uno de los primeros en ser interrogados. Vivía solo en un cuarto de hotel. Parecía franco y era un buen trabajador, un empleado colaborador que los ayudaba a recolectar las pruebas y les abría los dormitorios en la búsqueda de datos, así fue como lo eliminaron enseguida de la lista de sospechosos.
 
Después de varias semanas de búsqueda y seguimiento de pistas, los cuerpos de las primeras tres víctimas fueron encontrados en condiciones inimaginables
 
Los cadáveres de Carole Sund y Pelosso aparecieron en los restos carbonizados de un automóvil alquilado, ambas fueron estranguladas hasta la muerte en el motel Cedar Lodge cerca de Yosemite, mientras que Juli Sund fue llevada al área del lago Don Pedro dónde le degollaron la garganta.
 
 
Las autoridades pudieron encontrar el cuerpo de Juli Sund después de que Stayner escribió una carta anónima a la policía. Pese a que él estaba inmiscuido en los hechos debido a su cercanía con el lugar de las desapariciones, las autoridades no creían que él estaba involucrado en el caso. 
 
De acuerdo a información de la policía de California, antes del asesinato, las adolescentes habían sido sometidas a episodios de pesadilla. Después de llevarlas hasta el baño amordazadas, les quitó sus prendas de vestir para exigirles que tengan relaciones sexuales entre ellas, una vez que se negaron, tomó a Silvina y la violó repetidas veces.
 
Su próxima víctima fue Joie Armstrong, naturalista del Parque Nacional Yosemite. La policía fue notificada inicialmente debido a que Armstrong no había podido ser localizada por su amiga del condado de Marin. 
 
 
Las investigaciones indicaron que Stayner había estado cerca de Joie, acechándola por las noches desde su cabaña. Días después entró a su habitación en medio de la madrugada, la ató con cinta y la subió a su camioneta, donde horas después de que la joven intentó escapar, la alcanzó, violó, y decapitó.
 
Mientras la policía investigaba el incidente, Stayner no se presentó a trabajar en el motel, finalmente fue ubicado en un complejo nudista del condado de Sacramento. Cary no había sido un visitante habitual en el complejo, sin embargo un informante lo reconoció debido al momento en que Stayner se presentó en el lugar.
 
Luego de haber sido interrogado una vez más por el caso de Joie, Stayner confiesa su asesinato, al igual que los de Carole Sund, Juli Sund y Silvina Pelossa, hechos ocurridos en Febrero. 
 
Actualmente, Cary Stayner es conocido como “El asesino de Yosemite“. Según el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California, está cumpliendo una sentencia de muerte, la cual no es elegible para libertad condicional. Además, su espeluznante historial y modus operandi influyó en la creación de varios libros y numerosos documentales.