El lado oculto de la 'esclavitud' de los médicos cubanos | Vistazo

El lado oculto de la 'esclavitud' de los médicos cubanos

Redacción Vistazo Martes, 17 de Diciembre de 2019 - 15:56
Facebook
Twitter
Email
Los cubanos recibían 25% del salario que les pagaba el país receptor y el 75% era depositado en otra cuenta.
Hasta el año pasado, Cuba recibió 11.000 millones de dólares anuales por los convenios de médicos firmados, principalmente, con países del socialismo del siglo XXI.
 
Los médicos cubanos han sido forzados a cumplir el juramento de Hipócrates. “No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase”.
 
Desde los años 60 en el siglo pasado, las primeras misiones de salud partieron a África junto con las tropas que peleaban por la “liberación” de varios pueblos coloniales. Es posible que en los inicios quienes se embarcaron en la odisea de ir a un continente lejano fueran animados por un “altruismo revolucionario”. 
 
No obstante, la realidad política detrás de su esfuerzo era otra. Existiendo una gigantesca diferencia en el intercambio comercial entre Cuba y la Unión Soviética, país que le entregaba en subsidios unos 4.500 millones de dólares anuales a cambio de azúcar, los cubanos compensaban con enviar tropas y ayuda a sitios donde los soviéticos no querían arriesgar a su población.
 
 
Las misiones de ayuda continuaron en los años posteriores al derrumbe de la Unión Soviética pero se orientaron más a la asistencia en caso de desastres naturales o epidemias. Esto varió con la llegada de “la marea rosa” a América Latina, esa serie de gobiernos del socialismo del siglo XXI, a partir de comienzos de este siglo. Mediante convenios, el programa de cooperación se transformó en una fuente de ingresos fiscales de gran importancia para la isla.
 
Se estima que anualmente, Cuba recibió unos 11.000 millones de dólares por estos acuerdos. Esto significó tres veces más de lo que anualmente la isla recibe por ingresos provenientes del turismo: tres mil millones. Venezuela se convirtió en el mayor receptor de las misiones, ahí hay unos 21.000 médicos. Después siguió Brasil, con 11.400, Bolivia con cerca de mil y Ecuador con 400 para trabajar en la salud pública. En países como Brasil, los médicos fueron asignados a áreas remotas, donde no era atractivo para los médicos locales. En Venezuela se ubicaron en barrios periféricos de Caracas y también en zonas remotas. En Ecuador, en cambio, se los contrató durante la administración de Rafael Correa y según Radio Martí se pagó 17 millones de dólares anuales, desde 2013.
 
 
El acuerdo era simple: los cubanos recibían 25 por ciento del salario que les pagaba el país receptor y 75 por ciento era depositado en una cuenta de la Organización Panamericana de la Salud, que cobraba un cinco por ciento por el trámite burocrático y el restante iba al gobierno cubano. Las autoridades cubanas confiscaban en las embajadas los pasaportes de los médicos. Según un reportaje de la revista Time, los cubanos trabajando en el extranjero recibían entre 1.000 y 1.500 dólares: una cifra abismal si se compara que en su país la paga es de apenas 30 dólares. Por esta razón, las aplicaciones para irse al extranjero eran abundantes y muchos lo hacían más de una ocasión. 
 
 
A la misma revista Time, Sergio –nombre protegido– le comentó que su primer viaje lo hizo en 1974 a Guinea Ecuatorial, después estuvo en Haití en 2002 y el 2014 en Botswana. “Necesitaba comer, mi salario no era suficiente”. La revista añade: “Sin lugar a dudas, participar en esas misiones ha mejorado la situación financiera de los participantes, han podido renovar sus casas y comprar algunos bienes. Pero el dinero no dura porque todo es muy caro en Cuba”.
 
Sin embargo, las condiciones estaban por cambiar con la llegada al poder en Brasil, de Jair Bolsonaro. Bolsonaro durante la campaña presidencial anunció que los médicos cubanos podrían mantener todo el salario que el estado brasileño les pagaba y tenían la opción de permanecer en el país y ejercer la medicina después de aprobar los exámenes respectivos. “Nuestros hermanos cubanos serán libres. Sus familias pueden emigrar a Brasil y recibir todo el dinero que fue robado por los dictadores cubanos”. Después de que ganó, Cuba exigió que sus médicos regresen. Dos mil de los 11.500 se quedaron. “Cuba consideró que había recibido un trato “ofensivo y amenazante” de parte del presidente Bolsonaro.
 
Los problemas de los médicos cubanos se agravaron durante las recientes protestas en Ecuador y Bolivia. Ecuador suspendió el convenio con médicos especialistas y el gobierno de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales también decidió que los médicos se marchen. El gobierno interino de Bolivia ha sostenido que diplomáticos venezolanos y cubanos y los médicos estaban fomentando las protestas de parte de personas leales a Morales.
 
Ecuador decidió poner fin a los acuerdos de colaboración con la isla tras comprobar que durante los disturbios de principios de octubre se registró un flujo inusual de extranjeros en el país con pasaporte oficial de Cuba, según agencia EFE. “En todo momento, los profesionales cubanos se han atenido estrictamente a desempeñar las funciones que les fueron encomendadas por el sistema de salud de Ecuador en cumplimiento riguroso de la letra de los acuerdos firmados”, subrayó en respuesta el Ministerio cubano de Salud Pública (Minsap). Los 382 especialistas cubanos trabajaban en 23 de las 24 provincias de Ecuador.