El aterrador relato de agresiones que cometió el líder de la iglesia La Luz del Mundo | Vistazo

El aterrador relato de agresiones que cometió el líder de la iglesia La Luz del Mundo

Redacción Viernes, 17 de Abril de 2020 - 15:34
Facebook
Twitter
Email

Durante más de 20 años, Sochil Martin vivió agresiones físicas y sexuales, además de explotación laboral por parte del llamado “apóstol” de la iglesia de La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García. Ella trabajó como empleada del departamento de comunicaciones de la iglesia, sin percibir pago.

García se encuentra desde junio del año pasado en prisión preventiva, sin derecho a fianza, bajo cargos de abuso sexual de menores, pornografía infantil, tráfico de personas y extorsión.

Martin reveló a BBC Mundo que cuando apenas tenía 9 años, su tía le presentó al padre del “apóstol”, Samuel Joaquín Flores, para que participara en “bailes eróticos” para quien entonces era el líder de la iglesia.

Según la mujer, desde que cumplió 16 años García empezó a agredirla sexualmente y luego la forzó a reclutar a menores de edad para que también fuesen explotados y abusados sexualmente por él.

Martin, hoy de 33 años, empezó a colaborar con las autoridades estadounidenses y mexicanas en una investigación contra García. Luego se sumaron como testigos protegidas cuatro mujeres, tres de ellas menores de edad, que alegaron ser víctimas del supuesto “apóstol”.

Criada por su tía, quien era fiel a la Iglesia La Luz del Mundo, Martin empezó a trabajar para el culto desde niña. Ella denuncia que García recibía ofrendas que podían ser de 10.000 dólares hasta 100.000 dólares. "Dependía de cuánto lo amabas y de cuánta es tu fe. Entre más das, más son las bendiciones", dice.

Cuando las familias no tenían suficiente dinero para las ofrendas, debían prestar sus nombres para que la familia de García compre propiedades.

Comenta también que había padres que daban a sus hijas para que participen en bailes en la casa del antiguo “apóstol” Samuel, fallecido en 2014. Su denuncia resalta que los niños reclutados eran “entrenados” para bailar de forma erótica ante él.

Ella también tuvo que bailar en privado para el sujeto durante cuatro años, “acariciándolo como la habían entrenado y permitiendo que él la tocara como quisiera”, indica la denuncia.

En medio de la fotografía está Sochil Martin, una de las principales denunciantes contra el llamado "apóstol".

Las agresiones a menores
Las agresiones físicas del “apóstol” empezaron cuando Martin empezó a trabajar para él en la Iglesia. Ella se quejó con su tía, “me dijo que yo estaba mal, que estaba teniendo pensamientos de Satanás".

Cuando tenía 20 años, Martin tuvo relaciones sexuales durante meses con el líder de la iglesia, intentó escapar pero acabó volviendo bajo presión. Después de esto García se tornó más agresivo con ella.

"Si no hacía cosas muy fuertes que él me pedía, no solo él me regañaba. Mi tía me decía: 'Dios te perdone si le causas esa tristeza al siervo de Dios. Si él te pide algo tú lo haces", describe.

Luego fue obligada a casarse con otro miembro de la iglesia y se mudó a vivir a México.

Para 2015 Martin se convirtió en reclutadora de niños y jóvenes para satisfacer las demandas sexuales de García, según detalla la demanda presentada contra él.

Por órdenes del “apóstol”, tuvo que trasladarse a Guadalajara, donde queda la sede principal de la Iglesia y en donde conoció a Azalea Rangel Meléndez, quien de acuerdo a su denuncia, sería la principal reclutadora de García y hoy se encuentra prófuga de la justicia.

El líder religioso pedía a las "reclutadoras" "fotografías de los niños en ropa interior" una vez que aprobaba que los menores fueran "presentados ante él", señala la acusación.

Una vez habría sido golpeada por negarse a mantener relaciones sexuales frente a Garcia, con un niño de 14 años. "Lo que vi y viví fue el abuso sexual a la niñez”.

Joaquín García, mexicano de 51 años, ha sido acusado de más de 26 delitos, entre ellos trata de personas, pornografía infantil y violación de menores.

Al menos tres de las presuntas víctimas sexuales del líder de la poderosa iglesia, que tiene su sede en la ciudad mexicana de Guadalajara, son chicas menores de edad, según la acusación hecha por la oficina de Becerra.

Alondra Ocampo, Susana Medina Oaxaca y Azalea Rangel Meléndez, sobre quien existe una orden de búsqueda y captura, también están acusadas en el caso.

 

HOY EN HOME