Ejército brasileño abandona la mayor favela de Rio, ya "estabilizada" | Vistazo

Ejército brasileño abandona la mayor favela de Rio, ya "estabilizada"

Mundo

Ejército brasileño abandona la mayor favela de Rio, ya "estabilizada"

AFP Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - 14:25
Los 950 militares que entraron la semana pasada en Rocinha, la mayor favela de Rio de Janeiro, abandonaron la barriada este viernes después de dejar "estabilizada" la situación que se había generado allí por la acción de traficantes, según evaluó el ministro de Defensa.
 
Los uniformados salieron de Rocinha en un convoy durante las primeras horas de la mañana.
 
El ejército había sido convocado el viernes pasado para cercar el acceso al populoso barrio mientras la policía operaba en el interior en busca de narcotraficantes rivales que se disputan el control de la venta de drogas. 
 
"Cuando los servicios de seguridad llamaron al ejército el pasado viernes, vivíamos una situación de guerra. Ya no es el caso", afirmó el titular de Defensa, Raúl Jungmann, durante un seminario sobre seguridad en un hotel del barrio turístico Copacabana.
 
"La situación se ha estabilizado. Las escuelas retomaron las clases, los comercios han reabierto", añadió. 
 
En Rocinha viven entre 70.000 y 100.000 personas. 
 
Al cabo de una semana, las autoridades capturaron 24 sospechosos, incautaron 25 fusiles, 15 granadas y algunas bombas caseras; y tres supuestos delincuentes murieron en enfrentamientos con la policía, informó la Secretaría de Seguridad. 
 
Jungmann precisó que la salida del ejército también obedece a que el narcotraficante Rogério Avelino da Silva -cabecilla identificado como el propulsor de los enfrentamientos- habría huido hacia otra favela.
 
"El delincuente que generó todo este conflicto ya no estaba en Rocinha. No estando allí, no tenía más sentido tener a todo ese efectivo (militar) parado. Si el crimen se desplaza, nos tenemos que desplazar también", aseguró.
 
Pese a que el ejército se retiró, las operaciones policiales continuaban en Rocinha, una enorme barriada que tapiza las colinas alrededor del distinguido barrio de Sao Conrado.
 
El secretario de Seguridad del Estado de Rio, Roberto Sá, anunció que el patrullaje policial en la favela será reforzado con la presencia de 500 hombres cada día. 
 
Un año después de recibir los Juegos Olímpicos, la "cidade maravilhosa" sufre una nueva ola de violencia. 
 
Los tiroteos son moneda corriente, especialmente en las favelas, donde viven casi dos de los seis millones de habitantes que tiene la ciudad.
 
Hace dos meses, el gobierno federal envió 8.500 militares a Rio para reforzar la seguridad. 
 
Según un balance divulgado por las autoridades, desde el despliegue de las tropas, 117 personas fueron arrestadas, se incautaron 2,2 toneladas de marihuana y unos 26 fusiles de asalto.