De la opulencia a la realidad | Vistazo

De la opulencia a la realidad

Viernes, 27 de Marzo de 2020 - 20:26
Facebook
Twitter
Email
Nueva York entra en una economía de guerra. En menos de dos semanas los newyorkinos pasaron la abundancia del capitalismo a largas filas y al racionamiento en los supermercados.
 
Con mas de 30.000 infectados y la expectativa de que al menos la mitad de la poblacion de New York se contamine, hacer mercado se ha convertido en una odisea. No importa la clase social. Incluso para los mas pudientes la vida ya no es la misma. 
 
En Yonkers (condado de Weschester) Stew Leonard's es lo que se conoce como un supermercado gourmet. Con vinos de todo el mundo, quesos franceses, raviolis italianos y por supuesto, bananas ecuatorianas su oferta de productos era un mapamundi gastronomico.
 
Los locales de la cadena son diferentes a un supermercado tradicional.  El cliente tiene que pasear por un laberinto formado por los estantes. Para los mas pequeños hay botones que activan muñecos y sonidos que los entretienen e incentivan a la compra impulsiva.
 
Eso era posible hasta la semana pasada hoy los botones han sido recubiertos por letreritos que explican que los muñecos están de 'vacaciones' hasta que pase la emergencia. Y el impulso de comprar por placer ha cambiado por el de la supervivencia. De hecho hay productos como la leche que se ha limitado a un galón por cliente. O dos docenas de huevos. 
 
Desinfectante de manos hay. Pero los 800 ml pasaron de costar 2 dólares a 10. 
 
La fila inicia a unos 30 metros de las cajas. Los vendedores estan protegidos por una pantalla plastica y wipes con alcohol estan disponibles para desinfectar las compras. 
 
Hay opciones más baratas como Cotsco pero la fila a las 8h00 (abre a las 9h00) supera los 200 metros.
 
Desde que se conoció el primer caso de una persona contaminada por el nuevo coronavirus a fines de enero, hasta ahora, en que el total ha llegado a los 100.000, Estados Unidos se convirtió en el país con mayor número de enfermos.
 
Unas 1.500 personas han fallecido hasta ahora en el país por el COVID-19, aunque por el momento la tasa de mortalidad sigue siendo muy inferior a la de Italia y la de varios países europeos. 
 
*Rodrigo Romero, economista, ecuatoriano. Trabajó en un restaurant en Manhattan y ahora está desempleado.