Con lenguaje de señas, inicia juicio contra curas por abusar a niños sordos | Vistazo

Con lenguaje de señas, inicia juicio contra curas por abusar a niños sordos

AFP / Redacción Lunes, 05 de Agosto de 2019 - 16:17
Facebook
Twitter
Email
Dos curas y un jardinero comparecieron este lunes como acusados en la primera jornada del juicio por abuso sexual de una veintena de niños sordos en el Instituto Próvolo de Mendoza, un caso que sacude a la Iglesia católica argentina.
 
Los curas Nicola Corradi (italiano, de 83 años) y Horacio Corbacho (argentino, de 59), y el jardinero Armando Gómez (49) enfrentan cargos de abuso sexual, corrupción de menores y malos tratos por lo que pueden ser condenados a penas de hasta 50 años de prisión.
 
Corbacho y Gómez fueron llevados esposados hasta el interior de la sala, mientras que Corradi, en silla de ruedas, fue escoltado por agentes de la policía. Los tres se encuentran en detención preventiva.
 
El juicio se desarrolla a puertas cerradas y debe abordar 43 hechos con testimonios de 13 víctimas en un proceso que puede durar dos meses.
 
El Instituto Próvolo, ubicado en Mendoza, 1.000 km al oeste de Buenos Aires, fue cerrado en 2016 después de que estallaron las primeras denuncias en la justicia por abusos cometidos desde 2004.
 
Según publicó 'El Clarín', el sitio donde ocurrían los vejámenes lo llamaban "La casita de Dios", un cuarto donde llevaban a los alumnos, que estaba ubicado atrás del predio donde se dictaba clases. Algunos estudiantes regresaban a sus casas todos los días y otros residían allí. Las víctimas eran los chicos internados, de entre 4 y 17 años.
 
Por esta escuela gratuita para niños sordos e hipoacúsicos pasaron cientos de alumnos, muchos de ellos provenientes de familias con escasos recursos o que venían de lugares alejados, incluso de otras provincias. “Cuando el personal se retiraba, los chicos quedaban a merced de los curas, las monjas y los auxiliares administrativos”, contó uno de los investigadores.
 
- "Caso emblemático" -
"Empezamos el 26 de noviembre de 2016, con la denuncia de una primera víctima", relató a las puertas del tribunal el abogado de la querella Sergio Salinas.
 
Las declaraciones a través de lengua de señas "implicaron una dificultad probatoria muy grande", agregó. Por lo que habrá intérpretes de lenguaje de señas durante todas las jornadas.
 
En 2016 dos testigos protegidos corrieron el velo del horror por el que pasaron decenas de niños cuyo desconocimiento de la lengua de señas facilitaba la impunidad de sus abusadores.
 
Desde entonces más víctimas, hoy adolescentes, se presentaron para testificar y señalaron al cura Corradi como uno de los abusadores.
 
Corradi llegó a Argentina, país del papa Francisco, en 1970 proveniente del Próvolo de Verona (Italia) y se hizo cargo de la institución, primero en La Plata y luego, en 1998, en Mendoza, donde lo detuvieron preventivamente el 26 de noviembre de 2016.
 
Otras denuncias por abuso en el Próvolo de La Plata (60 km al sur de Buenos Aires) están bajo investigación para un futuro juicio.