La vida de película de la princesa Sofía de Suecia | Vistazo

La vida de película de la princesa Sofía de Suecia

Redacción Martes, 07 de Julio de 2020 - 20:35
Facebook
Twitter
Email
Sofía Hellqvist, la modelo que hace 5 años se convirtió en la esposa de uno de los príncipes más codiciados de Europa, se adaptó a las normas de la realeza, trabajó en causas solidarias, y se ganó el corazón de la familia real y de la sociedad sueca
 
El príncipe Carlos Felipe, duque de Värmland, es el segundo hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia.
 
La joven nació el 6 de diciembre de 1984, en Täby, Suecia. A los 18 años se mudó sola a la capital sueca. Dueña de una indiscutida belleza, comenzó a trabajar como modelo. Pero, mientras intentaba hacer una carrera en el mundo de la publicidad y las pasarelas, tuvo varios empleos a la vez, para poder subsistir sin la ayuda de sus padres.
 
 
Camarera, vendedora de ropa deportiva y empleada de una empresa de plásticos, trabajó sin parar durante algunos años hasta que llegó su primer golpe de suerte.
 
La revista sueca Slitz la eligió Miss Slitz 2014 y la publicó en su portada, donde posó en bikini y con una temible boa constrictor enroscada en su cuerpo. Tras esa oportunidad, otras puertas empezaron a abrirse.
 
Sofía fue una de las participantes de un famoso reality show sueco "Paradise Hotel" donde hombres y mujeres solteros permanecían encerrados en un lujoso hotel con el fin de encontrar pareja.
 
Si bien no ganó el concurso, llegó a la final y alcanzó mucha notoriedad, gracias a algunas discusiones con otros concursantes.
 
En 2005 sintió que su vida necesitaba un cambio de rumbo y se mudó a Nueva York, donde comenzó a estudiar contabilidad en la universidad. Volvió a trabajar como camarera para poder costear su carrera.
 
 
En esa etapa de su vida, rabajó como stripper en varios clubes nocturnos. Lo hizo en Estocolmo y en Nueva York. Allí conoció a la famosa actriz porno Jenna Jameson, con quien grabó algunas escenas en Los Ángeles.
 
Cuando Sofía sintió que su destino no estaba en la industria del cine pornográfico, volvió a Suecia, sin saber que ese viaje cambiaría su vida. Desde que Sofía y Carlos Felipe se vieron por primera vez, se volvieron inseparables.
 
No obstante, los inicios de la relación no fueron fáciles por el pasado de la modelo, que no era visto con buenos ojos por la familia real.
 
En 2010, la pareja hizo pública su relación, y en 2011 empezaron la convivencia.
 
El 27 de junio de 2014, la casa real anunció su compromiso a través de un comunicado oficial. El 13 de junio de 2015, Sofía y Carlos Felipe sellaron su amor para siempre en la capilla del Palacio Real de Estocolmo.
 
La maternidad era un tema muy importante para la princesa Sofía y, a menos de un año de la boda, dio a luz al primogénito de la pareja.
 
En 2016, los príncipes se convirtieron en padres de Alexander Erik Hubertus Bertil, duque de Södermanland. Al año siguiente, el matrimonio le dio la bienvenida a su segundo hijo, Gabriel Carl Walther, duque de Dalecarlia. Los hermanos ocupan el quinto y sexto puesto, respectivamente, en la línea de sucesión al trono de Suecia.
 
La ex modelo dedica una buena parte de su tiempo a causas benéficas a través de la Fundación Príncipe Carlos Felipe y Princesa Sofía. 
 
Lucha para combatir el cyberbullying. Sin embargo, en plena pandemia del COVID-19 mostró su lado más solidario y humano, cuando anunció que tomaría un curso intensivo de tres días de enfermería básica y atendería a los pacientes ingresados en el Sophiahemmet Hospital.