Un cura boxeador es la estrella del momento en Irlanda | Vistazo

Un cura boxeador es la estrella del momento en Irlanda

Gente

Un cura boxeador es la estrella del momento en Irlanda

AFP Domingo, 15 de Marzo de 2015 - 12:12

Banagher (Irlanda).- La estrella del momento en Irlanda es un cura católico de 37 años que se convirtió por una noche en boxeador para recaudar fondos por una buena causa y cuyos videos de preparación se han convertido en un fenómeno de masas en todo el país.

Este domingo, como todos los domingos, el padre Pierre "Jalapeño" Pepper celebró la misa de las ocho de la mañana en la iglesia de Banagher, en el centro de la isla. Unas horas antes, se encontraba en el ring de boxeo instalado en el patio trasero de un pub, para enfrentarse a uno de sus feligreses.

Desde que la idea del combate para recaudar fondos por una buena causa germinase, el reverendo se ha convertido en una verdadera estrella en Irlanda, hasta el punto de ser invitado a varios programas de televisión.

Principalmente gracias a sus videos hilarantes publicados en redes sociales, en donde desafía a su contrincante citando la Biblia, con una toalla cubriendo su cabeza rapada. Además, promete el infierno y la condena eterna, en compañía de otros cinco curas que posan detrás de él con un aire mitad amenazante, mitad burlón.

"Cuando llegamos a un acuerdo con el organizador para hacer el combate, no sabía si era totalmente en serio, como todo pacto que se hace en un pub (bar)", contó el prelado. Sin embargo, la idea se materializó y el cura al menos "ya tenía una pequeña experiencia en el boxeo, pero no sobre un cuadrilátero".

El exjugador de fútbol gaélico se entrenó cinco veces por semana para el combate, pero tuvo tiempo de participar en otra gala benéfica, esta vez como bailarín. "Pasé de boxear a bailar en un momento, no sabía si tenía que golpear a la joven o bailar con mi adversario en el ring", bromeó el sacerdote.

El sábado por la noche, delante de centenares de fans, Pierre "Jalapeño" Pepper no bromeó y gano la pelea en tres asaltos, a pesar de la neutralidad de Dios, quien como él mismo dice: "es un problema, ama a todos por igual".