"En un estado de inconsciencia, una persona puede decir lo que quiera” | Vistazo

"En un estado de inconsciencia, una persona puede decir lo que quiera”

Gente

"En un estado de inconsciencia, una persona puede decir lo que quiera”

Thalie Ponce | Diana Romero Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - 15:56
“Aquel mal día” como ella lo llama, la sacó del anonimato. A Lorena Collantes Loor,  exjueza y fenómeno viral de los últimos meses, la tarde del 17 de noviembre de 2016 le cambió la perspectiva de su vida.
 
Ella, junto a un grupo de cuatro amigos, abrió Studio87, una empresa dedicada a la moda en diferentes ámbitos (vestuario, maquillaje y fotografía), siguiendo las tendencias mundiales, con la inclusión de modelos plus size, transexuales y afroecuatorianas. La primera colección, de ropa casual y de playa, se llama “Mi poder” y lleva sus iniciales, como una forma de exorcizar su pasado más reciente. 
 
 
Lejos de lo que dejan ver los videos ampliamente difundidos sobre ella en redes sociales, donde aparece en un estado alterado, en medio de insultos, gritos y amenazas, Collantes —hoy, de hablar pausado y medido— dice ser una persona transparente y humilde, que proviene de un hogar quevedeño de mujeres fuertes, y que llegó a Guayaquil a estudiar en la universidad y a buscar su futuro. La exjueza tiene 30 años, es madre de un niño de 6, e inicia una nueva etapa, aún no tan lejos de la polémica que la volvió famosa. 
 
Todos hemos visto los videos, pero realmente nadie sabe qué pasó ese día. ¿Le gustaría contarnos qué pasó?  
La verdad no, porque ya todo el mundo lo sabe y eso se está tramitando en la instancia judicial pertinente. La única verdad es que no hay ningún poderoso y eso ya está comprobado. Así poco a poco se va a ir sabiendo la verdad, pero no por Lorena Collantes, sino por las pruebas y esta es la mejor carta de presentación. Se pueden remitir a las fuentes de la Fiscalía provincial. 
 
Si no hay ningún poderoso, ¿Por qué dijo eso? ¿Qué pasó por su cabeza?
¿Por qué se me ocurrió? Desconozco. Estaba en un estado de inconsciencia, en el que una persona puede decir lo que quiera, hasta que es el dueño del mundo. La cuestión es que la frase se viralizó y de esa frase se sacó lo positivo. Yo saqué “Mi Poder”, la colección de ropa que vamos a lanzar con Studio87.
 
¿Cómo le da la vuelta a esa frase para convertirla en una marca?
Como vimos que de un momento al otro pasé del anonimato a la palestra pública, viralizada, con todo el linchamiento mediático que se produjo, con mis socios dijimos “es ahora o nunca”. Le quise poner esa frase porque tuve el poder de sacar todo malo, dejar lo bueno, aprovecharlo, voltear la moneda y sacarle provecho a la situación.
 
¿Ha patentado la frase?
“¿Quieres probar mi poder?” ya está tramitándose en el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI).
 
Esto que usted denomina como “aquel mal día”, ¿truncó su vida de alguna manera? 
Para mí aquel mal día fue la oportunidad para arriesgarme a algo nuevo, a ser empresaria y que Studio87 sea una realidad, porque antes solo estaba en idea, en proyecto pero no había nada concreto aún. 
 
Y antes de que esto ocurra, ¿Tenía otros planes en mente? 
Sí. Seguir ejerciendo mi carrera, seguir preparándome, hacer un PhD, tener mi propio consultorio jurídico, es decir, cosas ligadas a las leyes. Por eso, esto es un riesgo para mí, que muestra que puedo ser multifacética. Esto es como una pausa. Las leyes siguen porque ese amor de más de 10 años, no muere. No es una obligación sino que me nace hacerlo por convicción.
 
Hablando de ese día, ¿Considera que de alguna forma todo lo que pasó empaña su ejercicio profesional? 
Creo que no, porque no soy ni la primera ni la última mujer víctima de linchamiento mediático en este país. Me considero una sobreviviente, porque después de tantos balazos, comentarios, cosas terribles, memes, videos, yo estoy de pie. Me siento un referente para las mujeres que hemos sido víctimas de linchamiento mediático, violencia de género, psicológica y hasta violencia sexual y con esto me refiero a los años viejos. Hubo algunos que eran agresivos pues mostraban las partes íntimas.
 
¿Va a tomar alguna acción? 
Hay ciertos temas que mi equipo de trabajo sí ha manejado. El de los años viejos, por ejemplo.
 
¿Cómo ha lidiado con todo esto? 
Nunca hui de la realidad, siempre estuve conectada a lo que estaba pasando. Tuve que vivirlo aquí, aprendí a lidiar con eso, mientras mi equipo de abogados realizó las acciones legales pertinentes. Lo que hice fue refugiarme en mi familia y orar mucho. 
 
Definitivamente, ha estado en contacto con todo, no lo ha evitado…
No, nada. Más bien eso me ha fortalecido. No puedo decir “Lorena Collantes, se acabó”. ¿Qué, porque ciertas personas dicen que soy mala mujer?
 
A causa de esto, ¿Alguien se fue de su lado?
Sí hubo personas, pero yo no  juzgo. Cada quien tiene un libre albedrío para decidir, pero sí voy a reconocer siempre quiénes han estado a mi lado y peleado por mí. Mis socios son mis amigos y me dijeron: “Tú demostrarás que la vida sigue a pesar de un error”.
 
¿Entonces fue un error?
No.
 
De todo esto, ¿qué no volvería a hacer?
Confiar mucho en las demás personas.
 
¿Se refiere a los mensajes de voz que envió y que también se viralizaron?
Desconozco, la verdad. Lo digo en general.
 
¿Sabe quién filtró los mensajes de voz?
Desconozco.
 
¿Y no le interesa saber?
No, porque yo creo en la justicia. Fui jueza y yo sí hacía justicia. 
 
¿Qué se siente ser tan “viral”?
Bueno… se siente pesado al principio, luego lo vas digiriendo. Luego ya sales a la calle. Yo no voy disfrazada, salgo como una persona normal. Trato de dar gracias por las cosas buenas; las malas, el tiempo determinará por qué se han dado.
 
¿Qué pasa cuando va al supermercado, por ejemplo?
La gente me reconoce. “Ahí va la jueza”, dicen. Pero veo una reacción distinta a la de las redes sociales. Veo mucho cariño, la gente me pide fotos, me da mensajes de apoyo. 
 
A causa de toda esta popularidad, ¿ha pensado en postularse a algún puesto político?
Bueno, alguna gente me lo ha dicho. Desde las aulas de la universidad, desde el colegio, yo era parte de la directiva del consejo estudiantil. Si en algún momento existe la oportunidad sí, por qué no, porque me criaron con la misión de ayudar, de servir.
 
¿Identificada con algún partido, alguna ideología?
No estoy inscrita en ningún partido político.
 
Pero, ¿Se alinea con la izquierda o derecha?
Centro izquierda.
 
¿A qué puesto le gustaría aspirar? 
Lo que se presente, no tengo nada visto y siempre se empieza por algo. Así como en la función judicial yo empecé siendo pasante a los 21 años y terminé siendo jueza, creo que todos podemos empezar por algo y se va aprendiendo. 
 
¿Ya se siente en capacidad de mirar hacia atrás y quizá reírse un poco?
Ya me siento en capacidad de ver hacia atrás y decir “la gente no tiene nada más que hacer”. Ha pasado noviembre, diciembre, enero, febrero… y siguen con lo mismo. Yo me quedo impresionada por la creatividad y porque no tienen nada más que hacer, porque para ponerse a hacer una canción, meme o video hay que tener tiempo. Yo me sonrío. Hagan lo que quieran…