El arte de preguntar | Vistazo

El arte de preguntar

Gente

El arte de preguntar

Sebastian Melieres | [email protected] Viernes, 30 de Noviembre de 2018 - 11:23
Andrea Bernal, periodista del canal internacional NTN24, recibió el galardón por su entrevista al presidente del Ecuador, Lenín Moreno, quién le reveló que ese país no sería más garante de los diálogos de paz con el ELN, tras el asesinato de tres periodistas del diario El Comercio, a manos de alias ‘Guacho’, disidente de las Farc. El jurado del premio de periodismo destacó que “en medio de un diálogo marcado por el tono confidencial y por preguntas que se escapan del libreto (…) se logró una primicia resultado de la forma hábil como la entrevistadora tensiona y afloja al entrevistado, como cuando le inquiere por su responsabilidad con el gobierno de su antecesor, Rafael Correa”.
 
Días después de conocerse el asesinato de los periodistas ecuatorianos secuestrados por disidentes de las FARC pudo entrevistar al Presidente ecuatoriano, ¿cómo logró la exclusiva?
¡Conseguí la exclusiva con insistencia! Desde que el Presidente asumió el poder me puse en la tarea que cada 15 días iba a llamar a sus asesores, algún Ministro cercano… alguien que pudiera ayudarme a hacer lobby. Y se dio esta triste coyuntura de los periodistas asesinados pero una noche ya descansando en el hotel me llamaron que el Presidente nos daría  una entrevista. 
 
 
Tratándose de un Presidente de la República ¿tuvo que aceptar algunas imposiciones antes de la entrevista?
En realidad no. Con humildad digo que no acepto imposiciones cuando hago entrevistas, sobre todo de contenido. Eso no es negociable. Y en este caso no hubo ninguna. Me reuní con el equipo de Prensa del Presidente y hablamos de los temas a tratar, duración y donde y a que hora la transmitiríamos y eso fue todo.
 
El hecho de ganar el premio Simón Bolívar en Colombia entrevistando al presidente ecuatoriano es todo un símbolo para ti…
¡Claro que sí! ¡Significa tanto! Pero también fue importante la manera que guiamos la entrevista, yo tenía la claridad que era una entrevista internacional, para un público de América Latina y sobre todo en ese momento, la audiencia colombiana que estaba muy interesada con lo que estaba pasando con Paul, Javier y Efrain y como este episodio estaba tensando las relaciones entre ambos países.
 
¿Qué sientes que se ha recompensado con este premio?
Se premiaba una entrevista donde el protagonista no es el entrevistador sino el entrevistado. Creo que con delicadeza, agudeza y conocimiento llevamos al Presidente Moreno a hacer unas revelaciones muy importantes que fueron determinantes en Colombia para un proceso de paz que se negociaba en Ecuador entre el ELN y el Gobierno Colombiano. Se premió al hecho que una entrevista puede llevarse con altura y lograr revelar y poner también contra la pared al entrevistado de forma sutil
 
 
¿Personalmente consideras que fue una de tus mejores entrevistas?  
Sí, siento que ese día todo fluyó. El Presidente Moreno estaba en una buena actitud, no estaba prevenido y más bien presto a contestar lo que viniera. Yo sentí que pude tener una conversación con él, que dejaba interpelarse sin ofuscarse y eso ayudó a que se sintiera cómodo y pudiera decir todo lo que dijo.
 
¿Cuáles fueron las revelaciones en esta entrevista?
La más importante y determinante para Colombia, Ecuador y la región es que Ecuador dejaba en ese momento (en ese momento de la entrevista) de ser garante del proceso de paz entre el grupo ELN y el gobierno colombiano. Eso lo transmitimos en vivo para Noticias RCN y dejó estupefacto al gobierno colombiano. Pienso que era algo que el Presidente Santos no se lo esperaba. 
 
El Presidente admite en esta entrevista que se equivocaron negociando con Guacho, que pecaron de ingenuos, revela además que estuvieron cerca de soltar a los hombres de Guacho para hacer el canje. 
 

 
 
¿Cómo calificas tu estilo a la hora de entrevistar?
Siento que es un estilo cálido, respetuoso, amable a veces por más que el  entrevistado sea grosero y se salga de las casillas casi nunca pierdo mi sonrisa y creo que eso desarma al entrevistado. No por eso deja de ser incisivo y de repreguntar las veces que sea necesario.
 
Lea la entrevista completa en la última edición de Revista Vistazo.