Don Bolo: un experimento de anarquía musical | Vistazo

Don Bolo: un experimento de anarquía musical

Ana Paula Astudillo Viernes, 20 de Noviembre de 2020 - 17:00
Facebook
Twitter
Email
Criminal Punk Jazz. Así, un cóctel anárquico de aparente contradicción, es como define su estilo la banda ‘Don Bolo’, que mezcla los géneros punk, rock, jazz y funk  para crear un sonido distinto e irreverente.  
 
Sus canciones son únicamente instrumentales y ‘Don Bolo’ se ha definido en su propio género: el Criminal Punk Jazz, una mezcla de sonidos que según Emilio Montenegro, bajista y compositor del grupo, van más allá de estos dos estilos. 
 
“Por eso la palabra criminal, porque generalmente escuchas Jazz y crees que es serio y bonito, o escuchas punk y piensas en algo agresivo y batracio. Criminal dice que no es ninguna, es casi un insulto a ambos estilos”, afirma. 
 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Don Bolo (@d6nb6l6)

 
El proyecto musical nació en el 2015 como un dúo que tocaba en las calles de Quito, con los integrantes Ernesto Montenegro en el bajo y José Hernández en la batería. Actualmente al grupo se han sumado Luis Sigüenza (Saxofón alto, tenor y barítono), Daniel Gachet (guitarra y secuencias) y Pedro Naranjo (saxofón barítono y flauta traversa). 
 
El 5 de noviembre del 2018 lanzaron su primer álbum de estudio “El Principio del fin”, que con 10 temas y un sonido principalmente punkero, busca diferenciarse de otras bandas ecuatorianas y tocar melodías únicas. 
 
“En este primer disco teníamos la idea de que todo se había convertido en una pasarela de caras bonitas y opiniones correctas”, dice Montenegro. 
 
Con ese concepto de rebeldía nacen canciones como “Esta es la vida que te espera”, en la que se insertan extractos de frases populares y temas como ‘MMV’, fusionados con una voz distorsionada que canta “Hasta mañana” de Topo Gigo para luego saltar a una melodía acelerada y experimental.
 

 
Este estilo despreocupado también se refleja en el origen de su nombre. Cuando aún era un dúo que tocaba en las calles de Quito y constantemente recibían la pregunta, ¿cómo se llama la banda?, decidieron nombrarse en honor al seudónimo de un dealer que frecuentaba los lugares en donde tocaban y que era casi una leyenda urbana de la zona: Don Bolo. 
 
A pesar de que la banda crea música de una forma “sin sentido” y experimental,  sus canciones tienen un mensaje claro, sacar a la gente de su zona de confort, sacudirla. 
 
“La música en Ecuador es muy ‘bonita’, muy suavecita y cuidadosa, para que a la gente no le de ansiedad o se ponga triste. Entonces nuestro objetivo es devolverle la vida a la triste juventud que está ahí súper segura en este estado de confort”, comenta Montenegro. 
 
Su nuevo álbum tendrá un sonido diferente, más pesado, oscuro y triste. 
 
“Parece la música de una película que no existe, es dramático y fuerte”, afirma el bajista. 
 
Las melodías continuarán con el elemento punk y Jazz, pero será en su mayoría metal. Después de grabar todos los temas empezarán a mezclar sonidos el próximo mes y el álbum saldrá en el primer trimestre del 2021. Tentativamente el nombre y concepto del proyecto serán ‘La gente no entiende el sarcasmo’. 
 
‘Don Bolo’ se rebela contra la comodidad de los sonidos conocidos y las armonías delicadas. Con su música, insolente y desordenada, expresan una postura sobre el mundo que se traduce a algo así como un grito inconexo, una discordancia de lo correcto.
 
Noticia relacionada: 

HOY EN HOME