Cersei embarazada obliga a doble a rodar escenas de desnudo | Vistazo

Cersei embarazada obliga a doble a rodar escenas de desnudo

Redacción Jueves, 18 de Junio de 2015 - 12:03
Facebook
Twitter
Email

La escena protagonizada por Lena Headey -Cersei Lannister- en el último capítulo de la quinta temporada de Game of Thrones sigue dando de qué hablar. La reina madre, vivió uno de sus momentos más duros en el desenlace de Misericordia, una secuencia difícil para su personaje... y también compleja de filmar.

Cuidado, alerta de spoiler.

Después de ser encarcelada bajo ordenes del Septón Supremo, Cersei Lannister ha tenido que desfilar desnuda ante el pueblo de Desembarco del Rey bajo insultos y humillaciones, la única forma que los radicales religiosos consideren válida la purificación y expiación de los pecados de la Reina.

Sin embargo, según informa Entertainment Weekly, Lena Headey utilizó a una doble para su ya famosa «caminata de la vergüenza», porque está embarazada

Es decir, no es su cuerpo el que vemos en todas las escenas en las que camina totalmente desnuda entre la enfurecida turba de habitantes de King’s Landing; aunque sí llegó a desnudarse y a soportar los gritos de odio y los lanzamientos de basura.

La escena -filmada en Dubrovnik, ciudad costera de Croacia- tardó en grabarse tres días completos y a pesar de la ayuda de la doble para la filmacónd e ciertas escenas. Al final de su caminata, Cersei regresó al castillo y fue cargada por la resucitada Montaña (Hafthór Júlíus Björnsson).

«No es difícil meterse en el papel e imaginarse esa sensación cuando la gente te está gritando e insultando, tienes una pinta horrible y te están humillando tremendamente [...] Una parte de ti está realmente aterrorizada. Nadie merece ese trato», explicó la actriz.

En esa línea, Lena Headey sostuvo que este tipo de violencia pública contra las mujeres no es solo una cuestión histórica porque en la actualidad todavía ocurre, cuando las mujeres son apedreadas hasta la muerte.

George R.R. Martin ha explicado que para esta dura escena del episodio final se inspiró en la penitencia impuesta a Jane Shore, una de las amantes del rey Eduardo IV de Inglaterra, condenada a un «paseo de la vergüenza» muy parecido al de Cersei.