Asesinan a cantante de un grupo metal en pleno concierto en El Salvador | Vistazo

Asesinan a cantante de un grupo metal en pleno concierto en El Salvador

EFE Miércoles, 07 de Agosto de 2019 - 10:40
Facebook
Twitter
Email
Un hombre fue detenido este domingo como sospechoso del asesinato del músico César Canales, perpetrado la noche del sábado en el municipio de Armenia (este de El Salvador) cuando su banda de metal ofrecía un concierto, informó la Policía Nacional Civil (PNC).
 
Se trata de Wilber Isidro Orellana Martínez, de 34 años, quien será acusado de delito de homicidio agravado, indicó el cuerpo de seguridad, que no especificó si el sospechoso es miembro o tiene relación con pandillas.
 
La fuente también informó que se localizó el arma con la que supuestamente Orellana Martínez habría asesinado al artista, vocalista de la banda salvadoreña Apes of God.
 
La Policía apuntó que aún se investigan los motivos por los que fue perpetrado el homicidio.
 
De acuerdo con información de la Fiscalía, la víctima fue atacada con arma de fuego durante un concierto de la banda en un restaurante privado, en el que también participaron otros grupos de metal.
 
El evento, denominado "Green Metal Concert", fue organizado por el colectivo salvadoreño Armenia en Pie.
 
Tras lo sucedido, la banda Apes of God anunció que dejará los escenarios de "manera definitiva" e indicó que "por un largo tiempo" no se sabrá absolutamente nada de ellos.
 
"Nos sentimos devastados por este hecho, ya que nos tocó sufrir en carne propia el ver como nuestro amigo y hermano moría en nuestros brazos (...) esta terrible noticia ha sido difícil de digerir para la familia de César, para su círculo de amigos y para todos aquellos que siempre nos brindaron su apoyo", expresaron los integrantes del grupo en un comunicado difundido en redes sociales.
 
El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de entre 103 y 50,3 homicidios por cada 100.000 habitantes registrados entre 2015 y 2018.
 
La mayoría de estos crímenes son atribuidos a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), las facciones Revolucionarios y Sureños del Barrio 18 y otras minoritarias.
 
Un estudio presentado por la Embajada de Estados Unidos en El Salvador en marzo de 2017 señala que el 62,4 % de los jóvenes que se ha unido a las pandillas o "maras" en este país lo hicieron por "ocio" o "amistad".
 
Estas estructuras criminales, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro Administraciones.