Fiscalía inicia investigación contra dirigentes indígenas | Vistazo

Fiscalía inicia investigación contra dirigentes indígenas

Fiscalía inicia investigación contra dirigentes indígenas

Redacción Lunes, 18 de Noviembre de 2019 - 11:04
La Fiscalía de Pichincha abrió una investigación en contra Jaime Vargas, presidente de la Conaie; Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC); y Rafael Pandam, presidente del Parlamento de las Nacionalidades Amazónicas del Ecuador.
 
Los dirigentes indígenas deberán comparecer en la Fiscalía a las 09h00 entre el miércoles 27 y el viernes 29 de noviembre. 
 
El proceso se inició por una denuncia presentada por el excandidato a la prefectura de Pichincha, Marcelo Hallo, quien los denunció por los presuntos delitos de instigación a sabotaje, rebelión y terrorismo
 
Por otro lado, el martes 26 de noviembre a las 11h30, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, también deberá rendir versión en la Fiscalía. Hallo lo denunció por  presuntos delitos de omisión de medidas de protección a personas y bienes protegidos por el derecho internacional humanitario respecto a las funciones y obligaciones inherentes a su cargo.
 
En días pasados, el exvicepresidente de la República, Alberto Dahik, presentó una demanda contra Vargas por el delito de terrorismo: “Llamó a la insubordinación de las Fuerzas Armadas contra su legítima autoridad, y quien además ordenó y dijo haber ordenado el cierre de los pozos petroleros”. 
 
En el relato de los hechos, de la denuncia, se establece que Vargas afirmó ante los medios de comunicación la siguiente frase: “Hemos dado en este momento, como amazónicos, la orden de cerrar todas las llaves del petróleo (...) porque con el pueblo, señor asesino Lenín (Moreno) no se juega”.
 
También se menciona que el líder de la Conaie pidió a las Fuerzas Armadas no obedecer órdenes del Jefe de Estado.
 
Los hechos ocurrieron el pasado 7 de octubre del 2019 durante las movilizaciones del movimiento indígena en Ecuador.
 
La Conaie considera que esta denuncia es un intento de “persecución política y de criminalización”, al que se han visto expuestos desde las protestas de inicios de octubre.