La reapertura de talleres automotrices avanza durante la emergencia sanitaria | Vistazo

La reapertura de talleres automotrices avanza durante la emergencia sanitaria

Redacción Enfoque Martes, 28 de Abril de 2020 - 13:08
Facebook
Twitter
Email
Lograr la reactivación productiva es uno de los siguientes pasos dentro de la estrategia para enfrentar las consecuencias del coronavirus COVID-19 en el Ecuador. En esa dinámica, las empresas relacionadas a la industria automotriz están buscando las alternativas para la reapertura.
 
Algunas ya comenzaron a atender parcialmente. Tal es el caso de Renault que abrió cuatro de sus talleres de posventa desde el pasado lunes 27 de abril en las sucursales ubicadas en San Rafael en Quito, Cuenca, Manta y Ambato.
 
La atención solo es para los clientes que cuenten con salvoconductos debidamente legalizados y aquellos en la primera línea de atención (sectores considerados esenciales durante la emergencia sanitaria). Con previa cita.
 
Los talleres de Renault ofrecen el servicio de mantenimiento de los vehículos, pero bajo un estricto protocolo de bioseguridad, emitido por la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (AEADE).
 
Por ejemplo, el personal usa guantes, mascarilla y respetando la distancia sugerida; se realiza la desinfección al interior del automóvil para la seguridad del cliente y su familia; además se colocan plásticos interiores en el volante, asientos, palanca de cambios, freno de mano y piso.
 
Otra empresa que está atendiendo es Teojama Comercial, que a través de sus talleres móviles Dr Dutro ofrece el servicio de mantenimiento y abastecimiento de repuestos a los vehículos de las compañías de los sectores de alimentos y bebidas, abastecimiento de productos de primera necesidad, medicinas e insumos médicos y de limpieza/higiene, entre otros.
 
Desde el pasado 16 de marzo con la declaratoria de Estado de excepción en el país está restringido el trabajo presencial en varias actividades productivas, así como la circulación vehicular y personal. Estas medidas para evitar la propagación del COVID-19 en el país ha afectado el comercio nacional.
 
Durante las cinco semanas de aislamiento se estima que hay un lucro cesante de más de 8.000 millones de dólares por ventas no realizadas en el sector productivo ecuatoriano. Por ello, se busca la forma de reactivar las actividades de forma gradual para darle liquidez a las empresas y preservar los puestos de trabajo.