El sector minero ecuatoriano se reactiva progresivamente con bioseguridades | Vistazo

El sector minero ecuatoriano se reactiva progresivamente con bioseguridades

Sandra Armijos / Enfoque Viernes, 03 de Julio de 2020 - 16:39
Facebook
Twitter
Email
Luego de que la declaratoria de emergencia por el COVID-19 paralizara en un 60 por ciento los proyectos mineros en el país, la industria se ha reactivado progresivamente.
 
Sin embargo, todas las operaciones ahora se rigen por el Protocolo de Prevención en Bioseguridad, presentado por el Viceministerio de Minas y aprobado por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional.
 
El documento contiene disposiciones generales y requisitos mínimos que los titulares mineros, contratistas y proveedores deben adoptar para proteger la salud de sus trabajadores, comunidades cercanas a las concesiones, y poblaciones aledañas a las rutas de transporte de minerales e insumos.
 
A través de estas disposiciones, el Gobierno espera retomar la exportación de minerales y reestablecer alrededor de 33.000 plazas de empleo directo y 100.000 indirectos.
 
El Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables estima que con la emergencia sanitaria dejaron de laborar aproximadamente el 80 por ciento de trabajadores, contratistas y proveedores de la industria.
 
Además, se calcula que, con la paralización del transporte de minerales en abril pasado, Ecuador dejó de exportar más de 72 millones de dólares, provenientes de las minas a gran escala Mirador (40 millones) y Fruta del Norte (11 millones), así como de la pequeña minería que sumaría 21 millones de dólares.
 
 
Las compañías mineras a más de aplicar las disposiciones del COE Nacional, también han implementado controles adicionales en sus operaciones. Ese es el caso de Lundin Gold que puso en marcha el Plan de Pandemia, Reinicio y Operaciones (PRO 2020) para el personal del proyecto Fruta del Norte.
 
El 15 de mayo la compañía retomó la movilización de transporte de concentrado de oro y otros materiales, para esto dispuso de la aplicación de varias normas para los conductores, tales como evaluación médica y prueba COVID-19, un plan de viaje que prohíbe las paradas en puntos no autorizados, la dotación de alimentos y equipo de bioseguridad, la desinfección del camión y el aislamiento de los choferes.
 
Otra firma minera que elaboró un plan para salvaguardar la integridad de sus trabajadores y moradores es Toachiec Exploraciones Mineras S.A. Su gerente general, Andrés Ycaza cuenta que, ante la declaratoria de la emergencia la empresa redireccionó rápidamente recursos, materiales y capital humano para dar continuidad al proceso de exploración, asegurando la integridad de sus colaboradores.
 
Las medidas adoptadas por la compañía, a más de acatar los lineamientos del COE Nacional, agregó a su realidad operacional un programa de protección con procedimientos para bodega, oficinas, transporte y logística, alimentos, limpieza, contratistas, toma de muestras coronavirus, comunicación, reingreso y con la población de Palo Quemado, provincia de Cotopaxi.
 
“Hasta la fecha no se ha registrado ningún caso de COVID-19, los protocolos de regreso que hemos instaurado controlan las posibilidades de infección, debido a que se están realizando pruebas de COVID-19 a todos los trabajadores”, resalta Ycaza.
 
Pero también alerta que, debido al aumento de movimiento de traslado por el reinicio de las actividades comerciales en la zona, se corre el riesgo de contagios, por lo que se está alerta para apoyar a los centros de salud y comunidad.
 
La empresa EcuaCorriente S.A., por otro lado, ha implementado protocolos para el transporte de concentrado de cobre desde la mina Mirador hacia los puertos de exportación en Guayaquil y Machala.
 
Desde el inicio de la emergencia sanitaria, las actividades en Mirador se redujeron, y el personal ocupado se redujo al mínimo, especialmente para el mantenimiento de equipos e instalaciones.