El sector metalmecánico se adapta al nuevo entorno productivo | Vistazo

El sector metalmecánico se adapta al nuevo entorno productivo

Fausto Lara | flara@vistazo.com Viernes, 26 de Junio de 2020 - 12:27
Facebook
Twitter
Email

La reactivación de los proyectos de construcción en el país luego de la para obligatoria por el COVID-19 ha permitido que los negocios vinculados a esta cadena productiva comiencen a reanudar sus actividades, aunque con nuevas estrategias comerciales, canales de distribución y hasta redireccionando la oferta de sus productos y servicios.

En este contexto, las empresas de la industria metalmecánica son las que mayor dinamismo registran para atender la demanda creciente de las constructoras. Un ejemplo de ello es Kubiec, que hasta mayo pasado ya había aumentado su producción a un 70 por ciento de la capacidad de sus plantas.

Cuando el Gobierno nacional dispuso las medidas de restricción en el país en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19, la empresa no paralizó del todo sus operaciones, sino que se enfocó en los productos destinados a la exportación.

Así, logró mantener la producción de su planta ubicada en Quito a un 30 por ciento. Luego, se reactivaron las otras instalaciones en un 20 por ciento con la fabricación de túneles de desinfección.

Con la reanudación de las obras, Kubiec a más de aumentar la fabricación de productos de acero y para metalmecánica (estructuras, cubiertas, revestimientos, tubería, etc.), ha replanteado su oferta.

“Ahora lo que estamos haciendo es apuntalar a los productos relacionados con la pre fabricación, que demanden menos mano de trabajadores en las obras y que sean sencillos de montar en el momento de construir”, explica Henry Yandún, gerente general de la empresa.

Paralelamente, la compañía cambió ciertos procesos habituales. Ya no habrá visitas presenciales de sus vendedores ni tampoco de sus técnicos a las obras de los clientes.

Yandún asegura que en la actualidad  se usan herramientas digitales para las ventas y las sucursales son puntos estratégicos para  los despachos a domicilios.

Grupo SEDEMI, especializado en soluciones para proyectos de infraestructura, también se adapta a la nueva realidad mediante el análisis del mercado y de sus propias capacidades.

“Nos hemos planteado un reto mayor: identificar los sectores ganadores, ser ágiles y tener la capacidad de generar propuestas de servicios que atiendan a estas industrias que deben apoyarse en una propuesta de valor que las diferencie”, destaca la empresa.

La compañía atiende a los sectores de la construcción y del transporte, que son esenciales en el escenario de reactivación poscrisis. Por ello, busca fortalecer sus procesos de innovación tecnológica.

Una herramienta fundamental en esta visión es su sistema BIM (Modelado de Información para la Edificación) de gestión de proyectos de infraestructura, que da soporte desde el diseño hasta el modelado virtual, lo cual optimiza los procesos de construcción y los costos.

Además, SEDEMI sigue automatizando sus operaciones e invirtiendo en investigación, desarrollo e innovación.

“Incorporamos metodologías y herramientas digitales que supervisan la eficiencia de nuestro trabajo, miden resultados en tiempo real y el grado de satisfacción de nuestros clientes. Esta práctica de innovar constantemente nos ayuda a tomar decisiones en un entorno de incertidumbre como el que vivimos hoy”, manifiesta la empresa.

Otra compañía que se preparó para la reactivación de operaciones es Acerocenter, la cual desarrolló un plan de acción integral para adaptarse a la nueva modalidad de negocios en el contexto de la pandemia.

El gerente general de la empresa, Vicente Freire Rubio, afirma que en la actualidad se realizan ventas con entregas a domicilio, se estableció una mejor coordinación logística y la gestión administrativa se realiza mediante teletrabajo.

A ello se suma la reestructuración de costos, una nueva planificación de flujo y la aplicación de un exigente protocolo de bioseguridad para cuidar la salud de sus trabajadores y clientes.

Justamente por este último detalle, Acerocenter mantuvo cerrados sus 19 locales comerciales desde la declaratoria del estado de excepción en el país para frenar la propagación del virus.

“No pudimos generar ningún tipo de ingreso por ventas, pero hemos cumplido al cien por ciento nuestras obligaciones laborales pagando sueldos y utilidades hasta abril 2020”, asegura Freire.

Con el paso al semáforo amarillo de restricciones en varias ciudades, la empresa ha reanudado la comercialización de soluciones constructivas para los diversos sectores que atiende, como el de la construcción tradicional y moderna, metalmecánico, cerrajero/artesano, carrocero, industrial, entre otros.

HOY EN HOME