En el infierno de las cárceles | Vistazo

En el infierno de las cárceles

Opinión, Vistazo

Vistazo

En el infierno de las cárceles

Jueves, 28 de Febrero de 2019 - 11:03

Cincuenta y tres centros carcelarios albergan a cerca de 39 mil presos en Ecuador. El 50 por ciento de los presos están en tres grandes prisiones: la Penitenciaría del Litoral en Guayas, la cárcel de Latacunga en Cotopaxi y la cárcel de Turi en Azuay. “Para humanizar” la vida de los prisioneros, el ministerio de Justicia anunció en 2014 que invertiría 300 millones de dólares para rehabilitar la Penitenciaría y construir las dos nuevas cárceles.

Las obras fueron inauguradas con la fanfarria publicitaria de la Revolución Ciudadana. No obstante, hubo quejas sobre estas prisiones. Una de ellas fue la violación de los derechos de los presos, que fueron ubicados a grandes distancias de sus lugares de residencia, agobiando a sus familiares. Otra fue la carencia de servicios básicos, como el caso de la cárcel de Latacunga que no tiene suficiente dotación de agua potable. Una tercera fue la existencia de bandas delictivas que dirigen sus actividades desde las cárceles y además extorsionan a los demás prisioneros. Pese al anuncio de registros minuciosos, muchas veces indignantes, han ingresado a las cárceles armas, drogas y hasta una ambulancia. Una cuarta ha sido el abuso hacia los prisioneros por parte de los guardias penitenciaros. En Turi, inclusive, se filmó el trato inhumano a ciertos detenidos. Nada sin embargo, hacía prever la condición lamentable de los centros, revelada tras una apertura de los mismos a la prensa.

El hacinamiento visto recuerda a décadas pasadas, donde no hubo la inversión cuantiosa en las edificaciones. En Latacunga, en celdas para cuatro presos hay el doble de internos. La explicación es sencilla: las instalaciones de todo el país pueden albergar 25.000 prisioneros, pero hay cerca de 12 mil en exceso. El hacinamiento complica el control carcelario, exacerba el contagio de enfermedades y facilita la corrupción y la violencia.

El país tiene 222 presos por cada cien mil habitantes. Según manifiesta en un tuit, Ramiro Ávila, juez de la recientemente nombrada Corte Constitucional, nuestro país tiene una tasa de encarcelamiento del 208 por ciento: “Es un récord mundial. Es desquiciante”. ¿Cómo llegamos a esto? Se dicta con facilidad prisión preventiva y se prolonga el periodo de juzgamiento. En otros países, por lo general, mientras dura la investigación se puede poner una fianza.
 
Entre los presos existen muchísimos individuos que por falta de trabajo o negligencia no han cumplido con el pago de pensiones alimenticias de sus hijos. ¿Deben estar junto a asaltantes, violadores y homicidas? ¿No habrá medida alternativa? ¿Por qué encerrar también a acusados en procesos donde los crímenes son menores?
 
La cárcel tiene dos objetivos: ser un disuasivo para los criminales y la reinserción social de quienes han cumplido con su pena. En una década la población del Ecuador creció en 15 por ciento y la carcelaria en 100 por ciento, es decir no hubo disuasión y las condiciones actuales de las cárceles, a pesar de la millonaria inversión, no han “humanizado la vida de los presos”, como anunció en su propaganda el anterior régimen, y peor permiten la rehabilitación. El sistema de justicia necesita reformas estructurales urgentemente.