Empresas y actores privados buscan propuestas para reactivar la producción ecuatoriana | Vistazo

Empresas y actores privados buscan propuestas para reactivar la producción ecuatoriana

Eva Valencia C. | evalencia@uio.vistazo.com Lunes, 13 de Julio de 2020 - 12:36
Facebook
Twitter
Email

El más grande ecosistema de emprendimiento del país, las representaciones de cinco agencias de las Naciones Unidas, tres organismos multilaterales, un grupo de al menos cinco universidades y, por el momento, alrededor de setenta empresas y organizaciones, están empujando un proceso para encontrar cuál es el sector o actividad productiva que podría sacar al país del hoyo de la recesión provocada por el impacto económico de la pandemia.

Una recesión que, según el Banco Central del Ecuador, estará este año entre el 7,3% y el 9,6% del Producto Interno Bruto (PIB); es decir, se prevé que el país pierda hasta unos 10 mil millones de dólares de su riqueza. En empleo, unas 800 mil plazas de trabajo menos.

El objetivo de Reinventa Ecuador -como se ha bautizado a la iniciativa- es claro: “identificar un ‘clúster’ -es decir un sector o actividad- con un impacto que se traduzca en la potencial generación de 5 mil millones de dólares en riqueza o ingresos para el país; y ejecutar una agenda de trabajo que active dicho sector para la recuperación económica”, afirma Camilo Pinzón, vocero de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI) -el ecosistema de mayor alcance en el país-.

La AEI junto con las Naciones Unidas son los organizadores de la iniciativa que tiene tres fases.

La primera se puso en acción hace menos de un mes y consiste en una convocatoria nacional para la presentación de propuestas e ideas que tengan al menos tres características: tener un alto impacto en el PIB del Ecuador; generar encadenamientos para impulsar el crecimiento de varios sectores y estar alineado a la agenda de sostenibilidad que tiene las Naciones Unidas.

“No esperamos tesis doctorales -sostiene Pinzón-, son ideas que queremos ayudar a perfeccionar en el camino y que las pueden proponer los ciudadanos sin necesidad de un respaldo gremial o institucional; no se trata de una convocatoria para financiamiento de proyectos personales”.

Como parte de esta primera fase, un jurado seleccionará -a partir del 1 de agosto- las ideas o propuestas más relevantes y se organizarán mesas técnicas de trabajo en las que la ciudadanía podrá opinar sobre su impacto.

En el jurado, están personajes como Matilde Mordt, coordinadora residente interina del sistema de Naciones Unidas en el Ecuador; Caterina Costa, presidenta del Comité Empresarial Ecuatoriano; Yolanda Kakabatse, ex presidenta de la WWF; Carla Barbotó, cofundadora de la empresa Pacari; Pablo Lucio Paredes, analista y catedrático de la Universidad San Francisco de Quito; Santiago Acosta, rector de la UTPL; y David Cotacachi, becado de Harvard y ex funcionario del BID.

Matilde Mordt cree que si bien la crisis actual puede dirigir el foco inmediato hacia la emergencia, “también es una oportunidad para transformar la economía” del Ecuador. El organismo ha participado en la revisión de las bases de la convocatoria para que las propuestas tengan un enfoque ambientalmente sostenible e incluya a grupos vulnerables; en la organización de mesas de discusión que acompañan el período de convocatoria; y será también parte del jurado.

Mordt está convencida de que hay oportunidades de negocio en temas vinculados con la sostenibilidad ambiental y social. “Hay inversiones que están buscando infraestructura verde, agricultura sostenible, lo que se llama la economía azul, y en América Latina son los sectores agrícolas e industriales los que más recursos reciben en este sentido”.

Acceder al capital es un reto
Una vez seleccionadas las ideas que mayor impacto puedan tener en la reactivación del país, Reinventa Ecuador tendrá una segunda etapa que consistirá -explica Camilo Pinzón- “en un esfuerzo colaborativo para definir qué cosas hay que hacer para que esta reinvención funcione”. Y una tercera etapa, cuyo inicio está previsto para octubre próximo, que pondrá en marcha dicha agenda y en la que se espera una vinculación del sector estatal.

Alfredo Peña, presidente de Graiman -una de las mayores fabricantes de cerámica-, cree que uno de los factores clave para el éxito de la iniciativa será la comunicación: “llegar a la mayor cantidad de personas con la convocatoria, además del uso de una metodología y plataforma adecuadas”.

El empresario participa de Reinventa Ecuador por invitación de la AEI; su rol, así como el de decenas de actores privados vinculados al desarrollo del país, es apuntalar el proceso con su participación en mesas redondas. También hay compañías que están difundiendo la convocatoria, realizando aportes técnicos y económicos; o cuyo papel es vigilar la transparencia del proceso.

Peña coincide con Matilde Mordt en que uno de los retos es el acceso al capital para la ejecución de la propuesta que podría generar esos 5 mil millones de dólares en riqueza para el país; en este sentido, comenta, “la AEI es una garantía porque tiene un ‘network’ -o redes de contactos- muy importante”. La Alianza fue protagonista en la elaboración, debate y aprobación de la Ley de Emprendimiento e Innovación, aprobada por la Asamblea a inicios de este año.

Más allá del apoyo estatal
Hasta inicios de julio, unas 100 propuestas estaban inscritas mientras la web de Reinventa Ecuador recibió más de 20 mil visitas directas. “Hay participación de varias ciudades, centrada obviamente en Quito, Guayaquil y Cuenca -por su aporte a la economía-; además hay un balance en el tema de género”, indica Camilo Pinzón.

El vocero de la AEI destaca también la vinculación ya confirmada de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Mundial (BM), que aportarán asistencia técnica y experiencia al proceso.

El compromiso del sector académico es también crucial; Leonardo Izquierdo, director del área de Economía y Ciencias Empresariales de la UTPL, explica que las universidades están involucradas en el componente técnico. “Seremos parte del liderazgo de las mesas que evaluarán cada una de las propuestas y no seremos el único centro superior de estudios que participe”.

El problema medular para que el país se reinvente económicamente es el marco institucional, comenta el catedrático: las leyes, la relación público-privada y los reglamentos obstaculizan la ejecución de iniciativas que tengan impacto. Por ello, considera Izquierdo, se espera que el próximo gobierno apadrine los resultados que se vayan obteniendo.

Pero la ejecución del proyecto va más allá del apoyo estatal, afirma Camilo Pinzón: “incluso si esto implica trabajar y unirnos a algunas iniciativas de consulta popular para lograr reformas sustanciales” en caso de no encontrar apoyo en el Ejecutivo o en la Asamblea. “Necesitamos una agenda de largo plazo que no dependa de la autoridad de turno”.

Y la pandemia, con su profundo efecto negativo, actuará como motor de esta meta.