Trump vs. Hillary: el dilema para Estados Unidos | Vistazo

Trump vs. Hillary: el dilema para Estados Unidos

Edición Impresa

Trump vs. Hillary: el dilema para Estados Unidos

Revista Vistazo Jueves, 04 de Agosto de 2016 - 08:00

Demócratas y republicanos oficializaron a sus aspirantes a la Casa Blanca. ¿El magnate bocón o la dama indescifrable?

UNA MUJER AL MANDO

Hillary Clinton tiene inteligencia, carácter y experiencia para convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos. Su desafío: vencer al bocón, sorpresivo, pero carismático magnate Donald Trump.

Para pulir un diamante se requieren de dos diamantes. La analogía resulta perfecta para la candidata presidencial del partido Demócrata en Estados Unidos. Barack Obama y Bill Clinton sin lugar a dudas los presidentes norteamericanos más brillantes y carismáticos de las últimas décadas, quienes lograron en sus ocho años de mandato navegar con éxito a través de las tormentas económicas que les tocó enfrentar y dejar un país mejor, que el que recibieron, coincidieron en que Hillary Clinton estaba más preparada que los dos para dirigir el timón de la nación más poderosa del mundo.

Fue el mayor de los elogios que podía recibir la aspirante presidencial, un elogio fundamentado en el conocimiento cercano que tienen los dos sobre Hillary. Bill como su compañero de vida y de ruta política y Obama como su exrival político y jefe durante los cuatro años en que ella fue Secretaria de Estado.

 

EL PARTIDO DE TRUMP

El multimillonario Donald Trump es oficialmente el nuevo rostro de los republicanos. Aunque llegase a perder la elección presidencial, el movimiento que representa moldeará la política norteamericana para los próximos años.

 En 1854, un grupo de abolicionistas se reunió en Wisconsin para combatir la expansión de la esclavitud. Eran los inicios del Partido Republicano que se definiría por la defensa de la libertad. A lo largo de los años, la leyenda sufrió una metamorfosis que moldearon su identidad. Fue el partido de los presidentes Dwight Eisenhower, en cuyo mandato fueron aprobadas las primeras leyes de derechos civiles que paulatinamente acabaron con la segregación racial en Estados Unidos, y de Ronald Reagan, el campeón del libre comercio y del fin de la Guerra Fría.

 El legado se hizo pedazos en la reciente convención en la ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio, cuando el Partido Republicano se convirtió en el partido de Donald Trump, el empresario del sector inmobiliario y showman bocón que venció en las primarias y fue aclamado como candidato para las próximas elecciones de noviembre. Su triunfo se debió a su capacidad de capitalizar un creciente sentimiento anti-inmigrante, anti-islámico, anti-mercado y anti-establishment en una parcela significativa del electorado.

Encuentre un reportaje completo en la última edición de Revista Vistazo.