Paúl, Javier y Efraín ya volvieron a casa | Vistazo

Paúl, Javier y Efraín ya volvieron a casa

Edición Impresa

Paúl, Javier y Efraín ya volvieron a casa

María Belén Arroyo | [email protected] Miércoles, 11 de Julio de 2018 - 17:59

Audio

La verdad no muere. El secuestro y la ejecución de Paúl, Javier y Efraín abren los ojos de un país ajeno a la realidad de la frontera norte.
 
Donde la vida y la muerte valen menos que un kilo de droga que se transporta a través de esa tierra de nadie. Que el narcoterrorista reclama como suya. Que el Estado intenta recuperar por las armas. Que el campesino siembra entre lágrimas y sangre.
 
Dieron la vida por buscar la verdad. Regresaron en féretros, tres meses después de haber sido secuestrados. Juntos fueron a la que para ellos fue su cobertura final. Juntos descansan en fosas contiguas en un cementerio del norte de la ciudad, donde fueron enterrados a fines de junio.
 
 
Los despidieron, con lágrimas y cantos, sus familiares, amigos, colegas y hasta quienes los conocieron solamente por las imágenes de vídeo en las que aparecen encadenados. “Así, será mi destino. Partir, lleno de dolor. Llorando, lejos de mi Patria,
lejos de mi madre, y de mi amor…”. A  Efraín le dedicó su familia el pasillo “Collar de Lágrimas” antes de la despedida final.
 
“Tuve la oportunidad de abrazar a mi hermano antes de partir (hacia la cobertura) y cuando lo volví a ver abracé a ese féretro. Nosotros estamos aquí, pero a ellos los asesinaron”. Ricardo Rivas, hermano mayor del fotógrafo, anunció en un homenaje la víspera del entierro, que los familiares no descansarán hasta descubrir la “Verdad de estos hechos, no la verdad que nos quieran imponer”. Él fue uno de los familiares que viajaron hasta Cali para las pericias forenses que pudieran confirmar si los restos encontrados en fosas en el Alto Mira (Tumaco), correspondían a los cuerpos de los periodistas secuestrados el 26 de marzo.
 
Como si no hubiera sido suficiente con vivir semanas de incertidumbre por las versiones contradictorias entre los gobiernos de ambos países, los familiares sufrieron un nuevo golpe antes de identificar los cadáveres. La información fluía a través de cuentas oficiales en redes sociales. 
 
LEA ESTE REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE REVISTA VISTAZO
 
 
 
 
 

Le puede interesar

Edición Impresa
Edición Impresa
Edición Impresa