La Última Batalla de Julio César | Vistazo

La Última Batalla de Julio César

Edición Impresa

La Última Batalla de Julio César

María Belén Arroyo | [email protected] Jueves, 23 de Mayo de 2019 - 15:54

Audio

“Me comprometo, si las fuerzas y Dios me dan energía y salud, a recorrer el país recogiendo firmas para convocar a una consulta”. A fines de marzo hizo una promesa que no alcanzó a cumplir. Julio César Trujillo pensaba que el pueblo ecuatoriano debía pronunciarse en las urnas sobre la desaparición del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. A mediados de mayo sufrió un quebranto de salud y falleció el tercer domingo del mes. Solo la muerte le impidió cumplir su palabra de caballero.  
 
“Ni el hombre más bravo puede luchar más allá de lo que le permiten las fuerzas”, escribió el griego Homero, quien también auguraba que “Ningún hombre o mujer puede eludir su destino”. El suyo fue devolver el sentido de la honradez y la ética a una nación fragmentada entre la ira y la frustración. La suya fue una voz de esperanza que ha de florecer en medio del desierto que dejó el post-autoritarismo.  
 
Julio César Trujillo Vásquez luchó hasta el fin de sus días. Acababa de cumplir 88 años y estaba terminando la que quizás fue la misión más importante de su vida: liderar el Consejo de Participación Ciudadana Transitorio, que buscó reinstitucionalizar el país luego de una década de correísmo. 
 
 
Su propósito: lograr que las instituciones de control encontraran un rumbo independiente de los caprichos del proyecto político que ostentó el poder entre 2007 y 2017. Y, no menos importante, alejar el fantasma de la corrupción y la impunidad. Ambos campearon durante los últimos años, cuando fueron electas autoridades complacientes con el gobierno de turno. 
 
Al final, Trujillo entendió que la génesis del problema era la existencia misma de ese Consejo de Participación. En un acto de coherencia suprema planteó la desaparición de ese ente, pero -demócrata convencido- propuso que fuera el pueblo ecuatoriano el que tomara esta decisión a través de una consulta. Semanas antes de que los electores acudieran para elegir a quienes serían los siete consejeros definitivos, sugirió en un acto de honestidad que votaran nulo para enviar un mensaje de deslegitimidad hacia este consejo. 
 
LEA ESTE REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE REVISTA VISTAZO