Destreza | Vistazo

Destreza

Opinión, Alfredo Pinoargote

Alfredo Pinoargote

Destreza

Viernes, 14 de Diciembre de 2018 - 11:21
Los planes de vivienda Mucho Lote 1 y 2, en el modelo exitoso municipal de Guayaquil, han resultado una suerte de premonición en la rotulación de lo que sería la era post correísta con Jaime Nebot liderando el PSC.
 
La caída fulminante de la vicepresidenta Vicuña y el ascenso vertiginoso de Otto Sonnenholzner Sper, con el juicio político contra Vicuña pedido por CREO al mismo tiempo que su renuncia como opción de escape, muestran la destreza política del PSC que apoya el pedido de juicio pero no el de renuncia, después respalda el archivo del juicio, vota por la aceptación de la renuncia y la elección de vicepresidente. Proyectándose la impresión de que CREO está en todas las iniciativas, incluso endosando al primero de la terna de Carondelet, con lo que completa su descueramiento de opositor que siempre se lava las manos.
 
Pues el meollo del asunto no es el perfil, de joven empresario radiodifusor vinculado a la colonia libanesa, tan poderosa como masones en alfarismo, con estudios de economía en Alemania del primero de la terna, sino la transferencia del poder ejecutivo a la mayoría móvil que controla la Asamblea. Esa es la gran movida en la que el PSC exhibe una pericia comprobada, dejando a sus adversarios la vanidad de pavonearse mientras ellos ejercen el mando. En este caso la incógnita es hasta dónde se llegará.
 
Hay varias posibilidades para presidente y vicepresidente, como titulares de un poder de apariencias que es ejercido por otros. Aunque han emitido la consigna de la conspiración del silencio para que no se hable de esto, con la muletilla que hacerlo es engordarle el caldo a Correa, lo cierto es que los hechos concretos son los que hablan. Y el caso Vicuña arroja al tercer vicepresidente en 12 meses, y después insisten en que andan buscando estabilidad para recuperar la economía y castigar a los corruptos cuando a estas dos promesas se las lleva el viento.
 
Los escenarios que se barajan van desde la sucesión presidencial hasta las elecciones anticipadas pasando por un vicepresidente híbrido mezcla de Dahik y Glas que se encargue de gobernar mientras el presidente goza de los honores de la primera magistratura. Pero también podría ser cierto que así como a Moreno lo puso Correa para que después Glas asuma, por razones de salud el presidente se retira con todos los honores y el agradecimiento de las clases política y económica, cuando lo usual es que terminen el mandato vapuleados.
 
De esta manera se cumple con el perfil anunciado por todas las bancadas que es para un sucesor de Moreno y no de Vicuña. Con lo cual el anticipo de elecciones se complica por la resistencia existencial de los caciques provinciales a los que no hace gracia correr de nuevo como asambleístas cuando han pasado a ser los dueños del país. En definitiva, la misma razón por la que se descartó una constituyente como solución a los problemas de la república.