Moisés Caicedo: El relojero que maneja los tiempos de la Tricolor | Vistazo

Moisés Caicedo: El relojero que maneja los tiempos de la Tricolor

Sébastien Mélières Miércoles, 11 de Noviembre de 2020 - 18:09
Facebook
Twitter
Email

El primer jugador nacido en el Siglo XXI en marcar en Eliminatorias de la CONMEBOL no tuvo una infancia fácil. Un preparador le pagaba la comida y el pasaje para poder entrenar.

Santo Domingo es una ciudad que todos asociamos a Ivan Kaviedes, el futbolista que nos guió hacia nuestro primer mundial. Parece que la ciudad del “flaco” ya nos tiene otra sorpresa: Moisés Caicedo, un mediocampista de 18 años desbordando de confianza en su juego y que fue capaz de anotar en la Copa Libertadores y las eliminatorias al mundial en su primera convocatoria.

Cuando “Moi” era niño jugaba en potreros de tierra con los más grandes y las patadas duras lo hacen llorar. Su sueño era vestir la camiseta de Independiente del Valle. Cada noche se arrodillaba y le rezaba a Dios para que se haga realidad. “Dios siempre recompensa el esfuerzo”, anota Moisés.

P: ¿Cuando te diste cuenta que el futbol iba a ser tu vida?
R: Siempre quise ser futbolista pero a los 9 años no me gustaba entrenar. Felizmente siempre hubo profesores para ir a mi casa y convencer a mis padres que tenía que ser responsable. Cuando empecé a esforzarme, progresé mucho y sigo con las mismas gamas hasta el día de hoy.

P: ¿Cuáles son tus recuerdos del colegio?
R: Cuando estaba en la escuela y que había campeonato dormía con el uniforme y quería que amanezca rápido para ir a jugar, meter goles y celebrar con mis compañeros.

P: ¿Tu familia te respaldó cuando decidiste ser futbolista?
R: Soy el último de diez hermanos. Siempre me apoyaron, no tenían buen sueldo pero me regalaban zapatos para que pueda jugar. Ahora están conmigo, los apoyo cuando puedo. Mi familia es maravillosa, todos me acompañaron siempre. Cuando me vieron en la selección lloraron. Sabían que jugaba bien pero nunca se imaginaron que iba a llegar tan rápido.

P: ¿Cómo te sientes jugando en la Selección, cómo manejas la fama?
R: Estoy muy agradecido con Dios, seguiré dando lo mejor de mí en cada entrenamiento. Me siento tranquilo, recibí muchos mensajes de felicitaciones, los leí con calma y respondí a todos. Soy el mismo Moisés de siempre y por mi humildad estoy donde estoy. Después del partido contra Uruguay, estuve en Santo Domingo y todos los vecinos se acercaron a mi casa. Es bonito que te reciban en el barrio y que se tomen fotos contigo. Me da orgullo ser de ese barrio donde están siempre rezando por mí.

P: ¿Cómo defines tu personalidad?
R: Yo soy un chico tranquilo. No tomo, no me gusta la farra ni estar detrás de mujeres. Estoy en el futbol por un sueño y nada me va a desviar. Tengo mi novia, estoy muy bien con ella porque me respeta y me apoya. Cuando no juego me gusta estar en mi departamento y ver fútbol para aprender algo más. Tengo un objetivo claro: jugar en Europa. Le pido a Dios que me tenga en el buen camino.

P: ¿Cómo era tu vida en Santo Domingo?
R: Mi barrio era un poco peligroso porque habían bandas. Me tocó vivir ahí, no tenía dinero para salir a otro lugar, ahí nos criamos junto con mis hermanos. Jugaba al fútbol con gente mayor a mí y me hacían llorar porque me pegaban muy duro.

P: ¿Cómo fue el comienzo de tu carrera en Independiente del Valle?
R: Llegué por uno de mis hermanos que estaba en la Sub16. Habló de mí al técnico e hice una prueba de dos meses y me aceptaron. Tenía 15 años. Me sentía muy nervioso. No me acostumbraba, no tenía amigos. Le decía a mi mamá que me quería regresar pero me tocó aguantar y llorar. Gracias al técnico Miguel Ángel Ramírez crecí mucho y me hice fuerte. Cuando lo conocí era coordinador de formativas, me decía que era normal fallar pero que siempre había que seguir. Cuando me enojaba me daba consejos, le debo mucho.

P: ¿En IDV y la selección, qué te aconsejan los técnicos?
R: Todos los técnicos que tuve siempre me dicen que siga con los pies en la tierra. Soy muy fuerte en mi cabeza, no me dejo llevar por las fiestas. Tampoco presto mucha atención a los buenos y los malos comentarios por eso está mi familia, los únicos que me conocen y saben lo mejor para mí.

P: ¿Cuál son tus mejores recuerdos del futbol?
R: Cuando mis padres y mis hermanos me vivieron a ver por primera vez en una final de la Copa Del mundo y la ganamos. Repetimos el año siguiente y también estuvieron. Ser capitán cuando ganamos la Libertadores Sub 20 con Independiente del Valle, convertir el gol de penal ante Flamengo en las semifinales, mi gol contra Junior. Y por supuesto mi debut en la Selección de mayores de Ecuador y mi anotación ante Uruguay.

P: ¿Quién es el mejor jugador del Ecuador?
R: Para mí el ejemplo a seguir es Antonio Valencia. Él no es solamente talento, sino sacrificio y trabajó duro para superar sus límites. Me esforzaré como él para ser un ejemplo para todo el Ecuador. Me gusta también ver a Kanté y a Pogba. Quiero aprender de ellos para estar en las mejores ligas.
 

HOY EN HOME