Las grandes promesas del Tenis ecuatoriano | Vistazo

Las grandes promesas del Tenis ecuatoriano

Viernes, 11 de Septiembre de 2020 - 18:34
Facebook
Twitter
Email
Mell Reasco, 15 años: “Jugaré todos los Grand Slams”
 
El tenis femenino ecuatoriano no ha tenido nombres relevantes a nivel profesional. Esa historia la quiere cambiar esta quiteña después de varios logros como juvenil.
 
Mell Reasco González es hija de Néicer Reasco, exjugador de Liga de Quito y de la Selección Nacional.
 
Mell Reasco volvió a las prácticas junto con su entrenador Édgar Machado y  su preparador físico Martín Rojas luego de la parada obligatoria a causa de la pandemia. “No he subido de peso, en los primeros días era algo lenta, pero la técnica no pierde poco a poco voy a encontrar mi ritmo de juego”, detalla la joven tenista, quien hizo yoga y entrenó con máquinas y pesas durante la cuarentena.
En el escalafón de la Federación Internacional de Tenis, Mell se ubica actualmente en el puesto 21 en individual y dobles y su ranking en categoría juvenil le permite acceder a todos los Grand Slam.
 
Cuando  comenzó la crisis sanitaria, Mell, de 17 años, estaba en Argentina para jugar su primer torneo profesional. El evento se postergó y tuvo que regresar al país. Mell inició en el tenis cuando su padre, el exfutbolista Néicer Reascos, jugaba en el Sao Paulo de Brasil, en 2007. “Yo quería pasar tiempo con mi mejor amiga. Como ella jugaba tenis en el club donde mi mamá iba al gimnasio, empecé a practicar como pasatiempo; tenía seis años”.
 
De regreso al Ecuador volvió a las canchas y su excelente estado físico y golpe de derecha la propulsaron al estrellato. Entre 2017 y 2019 ganó cuatro títulos internacionales, entre esos el ITF Junior G2 de Pratto, en Italia, el año pasado. También consiguió el torneo ITF de Mendoza, en Argentina. El año pasado, con el equipo nacional, participó en los Juegos Panamericanos de Lima. Para ella, sus mayores logros son “estar en el top 20 mundial, clasificar en su momento al mundial sub 14, llegar al tercer lugar en el sudamericano, y ganar y ser finalista en torneos en Europa”.
 
Uno de los mejores momentos para la joven tenista fue jugar en Wimbledon, donde conoció a sus ídolos: Serena Williams, Rafael Nadal y Roger Federer.
Mell asegura que está lista para ser profesional. “En el ambiente junior ves a mucha gente socializando, y si bien en el profesional es más solitario y tienes que ser más disciplinada, estoy lista”, concluye esta joven que lleva 10 años en este deporte. Su objetivo, además, es "llegar a tener un título universitario para estar preparada después del tenis". Pero antes, dice, "quiero ganar Roland Garros. Soy zurda como “Rafa” Nadal y Andrés Gómez”.
 
“Fue una experiencia increíble, la mejor de mi vida. Nunca antes había estado en un torneo tan importante.Conocí a mis ídolos, Serena Williams, Rafael Nadal (foto), y Roger Federer.
 
Enrique Medina, 15 años : “Mi meta son los torneos ITF juniors fuera del país”
 
El joven tenista acaba de ganar su primer torneo Ecuajuniors. Juega desde los cinco años y su siguiente meta es llegar a los torneos ITF junior. 
 
Enrique entrena con el ex jugador del equipo Copa Davis de Ecuador, Carlos Avellán.
 
Kike está en primer año del colegio bachillerato Javier y juega desde los cinco años. “Me inicié en las canchas de la Federación de Tenis, luego pasé a Fedeguayas, la escuela de alto rendimiento Balda y el Club Nacional con mi actual entrenador Carlos Avellán, cuenta este joven deportista, cuyo mejor golpe es el saque, aunque mejoró considerablemente su derecha y revés. 
 
Quiere que su golpe de derecha sea como el de Nadal, que el saque sea como el de John Isner, e intentar aprender de los jugadores la forma de superar el estrés en los partidos muy peleados.
 
Kike ya volvió a los entrenamientos con Avellán, ex integrante dele equipo Copa Davis de Ecuador. “ Con él trabajo mucho la parte mental la consistencia en mi saque.Trabajo la parte física con el argentino Pablo Galván. Debo llegar a tener una buena musculatura sin ser pesado”, explica este adolescente, cuya meta es llegar a los torneos ITF juniors para ganar puntos y luego acceder a los torneos para “mayores” entre esos los “Challengers”. Mientras tanto intentará ganar la mayor cantidad de torneos antes de estudiar en una universidad en Estados Unidos, para fortalecer su tenis y su nivel académico.
 
Ana Paula Jiménez, 18 años: “Darlo todo en mi último año como juvenil” 
 
La tenista guayaquileña es, en la actualidad, la mejor juvenil del país en este deporte. El año pasado terminó como campeona nacional. 
 
En los primeros meses del 2020 Ana Paula jugó los torneos ITF de grado 1, solo abiertos a los mejores jugadores mundiales.
 
Generalmente los alumnos que se dedican al deporte de alta competencia no destacan en los estudios. No es el caso de Ana Paula Jiménez, alumna del colegio Monte Tabor. La joven tenista juega desde los ocho años e ingresará a la Universidad de Texas en Arlington el próximo año. “Es una carrera muy bonita, pero sacrificada, pero justo en eso consiste el reto”, acota la deportista de 17 años, quien recibió una ayuda económica de la Federación Ecuatoriana de Tenis (FET) por culminar la temporada 2019 como la mejor juvenil del país.
Fue campeona en singles y dobles del Nacional Absoluto para entrar de lleno a eventos internacionales y ganar tres torneos ITF grado 5 (Arequipa y Lima, en Perú; y Guayaquil). Quedó, además, en segundo lugar en Curazao y Aruba. Este año es el último como juvenil. “ Aunque aún me quedan seis meses en esta categoría, ahora debo trabajar con énfasis en torneos internacionales”, añade Jiménez, cuyos mentores son Andrés Gómez, Raúl Viver y Pablo Quiroz.
 
Juan Sebastián Zabala, 18 años: “La universidad como escuela de vida”
 
En junio debía empezar una gira europea para clasificar a los reconocidos torneos Roland Garros y Wimbledon. Si bien la pandemia detuvo ese proceso,  Juan Sebastián Zabala no detiene su ascenso. 
 

El Guayaquileño logró su mejor ranking ITF en febrero del 2020: es actualmente 79 del mundo.

 
Sebastián tiene 18 años y ya empezó a competir  a los siete en torneos provinciales, y a los ocho y nueve en nacionales. Pero es a partir de los 12 años que sintió que el tenis era su vida. Este año logró el mejor ranking ITF de su carrera ubicándose en febrero en el puesto 79 del mundo. Preveía estrenarse en Europa, primero en Italia y luego  en las fases de clasificación de los torneos Roland Garros y Wimbledon. Al final, la pandemia paralizó todo.
 
En el ámbito nacional, Juan Sebastián ganó algunos torneos ITF. “En Guayaquil hice una final en grado 4 y gané un torneo grado 5. En el último que participé en Cuenca, grado 1, llegué a la final en parejas y a cuartos de final en individuales. Fuera del país gané en Guatemala, Panamá y El Salvador, y un cuarto de final en Brasil. En parejas conseguí un título en República Dominicana y un vicecampeonato en Paraguay.
 
Este mes iniciará su recorrido académico en la universidad de Tennessee. “Para un tenista es lo más recomendable. Uno se forma como persona y deportista, compite por su universidad y tiene derecho a participar en algunos torneos en Estados Unidos cuando los estudios lo permiten. Cuando sales de la universidad y tienes un buen nivel, se da la oportunidad de hacerte profesional”.
 
Álvaro Guillén, 17 años: “En Europa me hice más competitivo”
 
Empezó a jugar a los seis años y a los 10 ya combinaba el colegio con las clases particulares. Le debe su pasión a su abuelo.
 
El Guayaquileño  ha estado en giras sudamericanas. Fue campeón nacional, estuvo en el sudamericano y en el mundial para tenistas de 14 años.
 
El año pasado ganó dos torneos ITF (Turquía y Ecuador) y sacó su primer punto ATP. Hasta la fecha su mayor logro ha sido clasificar a una gira sudamericana (Cosat) y otra europea. “En los torneos Cosat jugué con los mejores de Sudamérica y luego clasifiqué a una gira europea con seis amigos. Fue una experiencia increíble porque competimos y aprendimos mucho. Además gané dos torneos”, aclara Guillén, quien entrena con Pablo Quiroz en la academia Gómez-Viver.
 
Para él, el camino para ser profesional se debe a la disciplina, responsabilidad y humildad, y a “disfrutar el día a día con los entrenamientos”, acota Guillén, a quien le gusta trabajar los puntos con la derecha y cerrarlos en la net. De regreso a los entrenamientos disfruta jugar con Emilio Gómez,  quien le enseña no solo a cómo jugar sino a cómo vivir el tenis fuera de la cancha. Este año es el último en la categoría de 18 años antes de jugar los Grands Slam de juniors. “ Viajé con él cuando tenía 16 años y fue semi- finalista del Oran- ge Bowl. Ha estado en giras sudamericanas, fue campeón nacional, y estuvo en el mundial de 14 años. Tiene un currículo muy interesante”, acota Andrés Gómez, quien sabe olfatear las semillas de campeón. Mientras Álvaro sigue disfrutando el tenis como el primer día y sueña no con ser el mejor del país, sino del mundo.