La importancia de ser malcriada | Vistazo

La importancia de ser malcriada

Cultura

La importancia de ser malcriada

Diana Romero | [email protected] Jueves, 08 de Agosto de 2019 - 12:15
La gallina es usualmente un animal del campo, de granja, al que no le prestamos tanta atención, más que a la hora de comer. Pero hay algo en su actitud: ese caminar con la cabeza airada, en movimiento repetitivo de atrás hacia delante, con un cacareo continuo y una mirada de desafío, dispuesta a clavar el pico en cualquier momento. 
 
Y, ¿Qué es ser malcriada? La Real Academia de la Lengua, dice que “malcriado” o “malcriada” es un adjetivo que denota “falta de buena educación. Descortés, maleducado”.
 
Lola Duchamp, Diana Gardeneira, Ana María González y Ana Cristina Vázquez son las “Gallinas Malcriadas” de Guayaquil, un nombre con el que decidieron autodenominarse cuando se dieron cuenta del alcance connotativo de ambas palabras, y lo revoltoso que sería ponerlas juntas. 
 
“El nombre surgió cuando visitamos el taller de Ana María González. Ella hace acuarelas de distintos animales, y también de gallinas, mediante un trabajo delicado y poderoso a la vez. Fue como abrir los ojos a esta ave tan pintoresca con la que al final decidimos definirnos, Y bueno, decimos todo lo que nos oprime, todos los estereotipos con los que no nos conformamos y eso nos hace malcriadas”, cuenta Diana García Correa, una de las integrantes del colectivo, conocida en el mundo del arte como Diana Gardeneira y que ganó la sexagésima edición del Salón de Julio con la obra titulada 'Cojuda, acepta mi halago'. 
 
Gallinas en acuarela por Ana María González.
 
 
Esta obra fue realizada con una técnica mixta, pues se trata de un cuadro compuesto con varias tablas pintadas con acrílico, sobre tela de tapizar muebles, tela de cortinas y de vestidos, que tiene una extensión de 280 x 280 cm. Es una obra que busca mostrar el acoso y la violencia a la que estamos expuestas las mujeres en diferentes ámbitos, sobre todo en las calles, donde el “piropo” se resiste a morir. 
 
Obra ganadora del Salón de Julio: "Cojuda, acepta mi halago".
 
La Gallina Malcriada es un colectivo de mujeres artistas que cumple un año de gestión cultural. Las cuatro jóvenes promotoras del arte en la ciudad buscan el registro y lainvestigación de artistas mujeres, identidades femeninas, trans y no binarias para generar redes de soporte dentro de un medio lleno de desigualdad. 
 
Durante este tiempo han realizado una actividad llamada 'talleres abiertos': espacios gratuitos donde una artista local abre las puertas de su lugar de creación y durante tres horas habla sobre sus procesos, referentes y todo lo que le inspira. Usualmente, son temas relacionados con identidades femeninas, arte y feminismo.
 
Uno de los talleres abiertos con la artista visual "Erika Coello"
 
“Siempre lo hemos hecho entre mujeres, porque sentimos que había una mejor conexión entre nosotras si no había hombres presentes. Sentimos que en el arte hemos sido muy discriminadas, entonces cuando nos unimos nos dimos cuenta de que podíamos aliviar el peso de ese patriarcado”, explica Diana y recalca que por ahora son espacios no mixtos y que a estas actividades están bienvenidas mujeres, personas queer, feminizadas, identidades trans, fluidas y no binarias. 
 
Para celebrar un año de la creación del colectivo y de todas las actividades realizadas a lo largo de estos meses, las artistas que conforman “La Gallina Malcriada” crearon la exposición artística “Cáscara de Huevo”. Su nombre, naturalmente, es un juego de palabras alineado con el concepto general del colectivo, pero va más allá. “Hay esta canción infantil que dice ‘el puente se ha quebrado, con qué lo componemos, con cáscara de huevo…’ y creo que ahí se refleja cierta unión, como juntando pedacitos podemos lograr algo. Y así es como entendemos las relaciones entre mujeres. Queremos repensar esa relación no desde la competencia, sino desde los puentes que podemos crear, las redes que podemos sostener entre nosotras”. Es un tema de sororidad, explica Gardeneira. 
 
 
En “Cáscara de Huevo” se podrá ver el trabajo de las veinte artistas de la ciudad que han participado en los talleres abiertos. Son veintinueve obras, que incluyen dibujos, pinturas, cuentos, poemas, recetas de cocina, diseños digitales, acuarelas, grabados, performance e instalaciones. Ambar Troya, Debbie Guaranda, María Lorena Peña, Cristina Morales, Gabriela Chérrez, Irina García, Ruth Cruz, Maite Solís (Amorphous), Carla Bresciani, Yuliana Ortiz, Ericka Coello, Lisbeth Carvajal, Valiana Areco, Andrea Alejandro Freire, Laura Nivela, Mónica Ojeda y las cuatro integrantes del colectivo presentarán sus trabajos. 
 
 
 
La exposición estará abierta al público desde el 8 hasta el 17 de agosto, en las instalaciones del Centro de Investigación Fotográfica (CIF) de la Universidad de las Artes, en las calles 9 de Octubre y Panamá. El evento se inaugura a las 19:00. El horario de la muestra será de lunes a sábado, desde las 9:00 hasta las 17:00. Durante todos esos días se realizarán conversatorios sobre temas como la desigualdad de género en el medio artístico y la pertinencia de espacios feministas.