El director que dedica su vida a la Sinfónica de Guayaquil | Vistazo

El director que dedica su vida a la Sinfónica de Guayaquil

Cultura

El director que dedica su vida a la Sinfónica de Guayaquil

Redacción Lunes, 24 de Noviembre de 2014 - 10:29
Entre cada sinfonía, entre cada nota clásica, pasa la vida de David Harutyunyan, director de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, que este mes cumple 65 años de creación.
 
Fue un 4 de noviembre de 1949 que este conjunto musical fue creado mediante Decreto Ejecutivo y dos meses después, el 2 de enero de 1950, fue publicado en el Registro Oficial 403.
 
Harutyunyan es de origen armenio. Llegó a Ecuador el 31 de marzo del 2002 y un día después toma la dirección del conjunto. Desde entonces sus gestos, más su reconocida experiencia profesional, llevan el compás musical del grupo.
 
Son doce años como maestro de la OSG, tiempo que lo describe como "díficil" e "interesante". "No me alcanza una entrevista para explicar por qué es díficil, hay que unificar las cosas casi inunificables".
 
 
Asegura que durante ese tiempo el trabajo se ha centrado en pulir la imagen de la agrupación para llegar a ser lo que son ahora: "Una Orquesta importante no solo para Ecuador, sino para América Latina".
 
Harutyunyan creó primero el repertorio de la orquesta, tocando más de cien obras representativas de la literatura musical académica  "y ahora en Guayaquil somos el pilar de la música sinfónica". Él también ha sido parte de ese listado, pues es autor de algunas sinfonías y poemas que han sido interpretados en los conciertos. 
 
El conjunto está conformado por cerca de 100 músicos. La meta es aumentar ese número, "pero no es cuestión de tener muchos, sino muchos buenos, y la orquesta los tiene. Cada uno representa a la parte educativa académica de la ciudad", afirma.
 
Parte de la planta son músicos profesionales ecuatorianos y extranjeros residentes, algunos ya nacionalizados, como su director. Los integrantes conforman también una orquesta de cámara y algunos conjuntos musicales.
 
 
Ser parte de la OSG, como muchos jóvenes músicos aspiran, no es fácil. Harutyunyan explica que el proceso es largo, incluso ahora tiene en espera a alrededor de 40 candidatos.
 
"La orquesta sube su categoría y la calidad para ingresar cambia. La persona debe tener la educación profesional correspondiente, es decir universitaria, esa persona no solo debe saber tocar sino tener los horizontes abiertos sobre el arte en general, y también ejecutar su instrumento muy bien, y una audición complicada".
 
Sobre el escenario del Teatro Centro Cívico Eloy Alfaro, sede oficial de la OSG, realizan sus ensayos a diario (durante cinco horas). Cada semana tienen un repertorio nuevo que presentar y lo hacen en alguna parte del país, y en ocasiones los acompañan artistas populares, como Raúl Di Blasio, Alberto Plaza y Dyango.
 
Las actividades de la OSG son financiadas con presupuesto del Estado y trabajan sobre un programa anual, justamente ahora están elaborando el del 2015. Las presentaciones la define el director artísticos y la junta directiva.
 
 
El maestro asegura que la Orquesta acaba de pasar por una época de transición. "El nuevo presidente (Rolando Panchana) fue solicitado por nosotros, necesitábamos a un persona muy potente social y políticamente. Ahora ya tenemos la planta orquestal muy bien puesta, y la parte política y administrativa muy capaz".
 
Menciona esas características al revelar que sus expectativas dentro del conjunto musical son muy altas, "la orquesta regresará a los escenarios internacionales", agrega.
 
Este año, David Harutyunyan recibidó dos premios, uno al mérito artísticos "José Joaquín de Olmedo, entregado por el presidente Rafael Correa; y otro al mérito cultural "Dr. Vicente Rocafuerte", por la Asamblea Nacional.
 
Entonces David, ¿qué significa para usted la OSG? "Es mi vida", puntualiza.