Teletrabajo, la actual dinámica laboral | Vistazo

Teletrabajo, la actual dinámica laboral

Redacción Miércoles, 25 de Marzo de 2020 - 20:03
Facebook
Twitter
Email

La cuarentena nacional y el pedido de las autoridades en quedarse en casa ha provocado cambios en los sectores de trabajo. Las modalidad presencial, frecuentemente utilizada, fue imposibilitada de realizar por lo que el gobierno sugirió la propuesta del teletrabajo. Esto para prever posibles contagios entre los trabajadores y los círculos sociales en general.

Sin embargo, esto debe ser comunicado. Las empresas deben generar en los empleados conciencia acerca de la situación que vive el país y explicar el porqué de las medidas que está tomando la compañía. Así, garantizamos generar empatía con los colaboradores, pues les hacemos saber que la empresa se preocupa por la integridad de su salud, asegura Paúl Murillo, Líder de Training & Consultoría.

Para el ministerio de Trabajo del Ecuador, esta práctica es la prestación de servicios lícitos y personales, con relación de dependencia, de carácter no presencial, en jornadas ordinarias o especiales de trabajo, fuera de las instalaciones del lugar donde labora. Según estudios particulares de la firma Adecco, la mayor parte de los colaboradores pueden realizar sus tareas diarias sin necesidad de estar en su puesto físico de trabajo.

No obstante, es importante establecer objetivos y metas para la compañía. Es decir, la carga laboral debe ser igual exigente que en la oficina, pero con todos los equipamientos y herramientas para desempeñar las funciones. Por ejemplo, las aplicaciones clásicas como Skype, Meet de Gmail o nuevas como Zoom, se posicionan como plataformas de reuniones online para los distintos departamentos de una empresa. Sin embargo, la empresa debe promover de equipamientos como cámara o micrófono, si corresponde.

Según una estimación del diario guayaquileño El Universo, alrededor de 1238 empresas se están acogiendo al teletrabajo. Aunque es importante señalar que esta modalidad de trabajo no es apta para todas las ocupaciones, “pero para las que sí pueden implementarla es una buena manera de prevención”, acota la firma. “La planificación es clave para lograr trabajar efectivamente desde casa sin incrementar el nivel de estrés, pero generando resultados”, añade.

No se debe olvidar la razón fundamental por lo que se aplica esta dinámica: prevenir el contagio de COVID 19. Por lo tanto, el empleado auxilia o está pendiente de su familia y de su hogar, de forma que igual necesita establecer un horario para dedicarlo al trabajo. Este suele ser el mismo que la jornada presencial y los descansos deben ser respetados.

El fallo de la conexión a internet y no controlar los tiempos como ocurre estando en una oficina son inconvenientes que suelen darse cuando se labora desde casa, según comentó Cristina Herrera, coordinadora de comunicación audiovisual en Icare Inteligencia Comunicacional, para diario El Universo. Actualmente, en el país 2 millones de hogares cuentan con Internet fijo. Mientras tanto, los usuarios de ese servicio móvil ascienden a 9,3 millones, informó el Ministerio de Telecomunicaciones (Mintel).

La demanda reciente ha provocado ciertos colapsos y complicaciones en el servicio. Tanto así que la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones del Ecuador (ASETEL) y la Asociación de Empresas Proveedoras de Internet, Valor Agregado, Portadores y Tecnologías de la Información (AEPROVI) emitieron un comunicado pidiendo el uso responsable de los servicios. Hicieron un llamado a priorizar el acceso a Internet para el teletrabajo y tele-educación, posponiendo actividades recreativas para horarios luego de las jornadas de trabajo.

“Un uso racional y responsable de los servicios permitirá asegurar la continuidad en un escenario que el teletrabajo y la tele-educación se prolonguen”, añadió el comunicado. Por eso, agregó recomendaciones para que durante el cumplimiento de la jornada laboral no se sature el servicio. Entre esas destacan:

  • Descargar documentos que sí se necesiten, los que puedan esperar, que sean bajados en la noche o fuera de las horas pico.
  • No enviar archivos pesados (vídeos, presentaciones). Preferible enlaces donde estén almacenados o comprimidos.
  • Evitar mails masivos y realizar llamadas pensando en reducir su tiempo.