¿De dónde salió el coronavirus y por qué se insiste en que fue creación de un laboratorio? | Vistazo

¿De dónde salió el coronavirus y por qué se insiste en que fue creación de un laboratorio?

Redacción Viernes, 29 de Mayo de 2020 - 20:48
Facebook
Twitter
Email

El misterio del coronavirus comenzó desde diciembre pasado en Wuhan, China. No sabían del nombre aún, pero se reportó un incremento de “neumonías atípicas” en varias personas. El factor común de estas es que frecuentaban el mercado de animales vivos de Wuhan. Retomaron las experiencias de los casos de la epidemia del primer SARS de 2003, por lo que el sistema asiático estaba atento ante cualquier avance.

Recién el 10 de enero de este año se secuenció el genoma completo, pero hasta ese entonces ya se reportaban miles de casos en el país. De acuerdo con la investigadora de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, Carolina Torres, el caso más antiguo confirmado es el del 1 de diciembre y no tendría algún nexo con el mercado de Wuhan. Pero aclara que ese lugar fue el punto clave para esparcir el virus. Ya para el 13 de enero se reportó el primer caso fuera de China, en Tailandia, no hubo vuelta atrás.

El actual coronavirus es la séptima generación, los anteriores habían partido desde los murciélagos, pero siempre tenían un huésped intermedio, como felinos o mamíferos jorobados, antes de caer en los humanos. En el caso del actual coronavirus se pensó que podía ser el pangolín, un mamífero extraño y con cierta forma similar al tatú o peludo sudamericano. Pero nuevas investigaciones dicen que quizá el salto fue directo del murciélago. El investigador de la Universidad de Georgia, Daniel Pérez, explica que genéticamente el único ancestro directo tiene un 96,1% de identidad, pero que es insuficiente para confirmarlo.

Aprovechó la oportunidad para descartar que haya sido un producto accidentado de un laboratorio. "En el genoma no hay ninguna huella de que haya pasado por laboratorio. Cuando un virus crece en laboratorio, hay marcadores que se pueden ubicar", explicó Torres. Esta teoría fue analizada en una revista científica y estudiada por varios virólogos de mundo. De tal forma que es descartada tajantemente la creación humana del virus. Sin embargo, ¿por qué todavía persisten las dudas?

El investigador de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López, dirige directamente la respuesta a la “ignorancia”. "Siempre funcionan el morbo, las intrigas...y lo negativo se hace siempre más viral que lo natural, que lo ortodoxo. Somos una especie donde cada individuo es un conspiranoico en potencia", argumentó. Mientras que, la desarrolladora del Neokit COVID-19, agregó: “Entiendo los temores a la posibilidad de conspiraciones biológicas porque la humanidad se maneja de modo detestable y la ética humana es flaca. Entiendo que podría pasar, pero no parece que sea el caso”.