El triste destino de un zoológico en Gaza | Vistazo

El triste destino de un zoológico en Gaza

Ambiente

El triste destino de un zoológico en Gaza

AFP Miércoles, 09 de Marzo de 2016 - 12:26
Jan Yunes (Territorios Palestinos).- En la franja de Gaza, donde los residentes enfrentan penurias de manera habitual, el zoológico de Jan Yunes no es una prioridad, y su cierre parece inevitable en un momento en que los animales mueren uno tras otro y el tigre lleva cuatro días sin comer. 
 
De los cientos de animales que conformaron el parque en el momento de su inauguración en 2007, en las jaulas queda un ciervo, un pelícano incapaz de volar, una avestruz casi sin plumas, dos puercoespines que pasan el día durmiendo y un tigre, que pese a que lleva días sin comer se pasea majestuoso. 
 
En una jaula abandonada, un cartel roído pide a los visitantes que respeten "la limpieza del lugar", donde los cadáveres de unos cocodrilos y de un león se pudren al sol. A unos metros yacen los esqueletos de unos ciervos. 
 

Foto: AFP
 
Tras años de esfuerzos, el dueño, Mohamed Aweda, admite su derrota y señala que está tratando de vender al tigre y al resto de los animales. 
 
El tigre "no ha comido en cuatro días", cuenta a la AFP. "La comida cuesta 250 sekels israelíes (63 dólares)", precisa.  Aweda dice que no ha podido recolectar esa suma por las entradas en un año.  
 
Cuando abrió el recinto, de unos 2.000 metros cuadrados, familias con niños acudían todos los días y pagaban tres sekels para ver águilas, leones, ciervos, pelícanos, cocodrilos y un tigre. 
 
Pero desde entonces, la Franja de Gaza, controlada por el movimiento islamista Hamas ha sufrido tres guerras. En el último conflicto, a mediados de 2014, murieron 2.251 gazatíes, 73 israelíes y 67 soldados. Los animales también fueron alcanzados por los bombardeos. 
 

Foto: AFP
 
Después del conflicto, "esperé días antes de poder entrar porque el olor de la muerte era demasiado fuerte", cuenta Aweda. 
 
UN CEMENTERIO AL AIRE LIBRE
 
El bloqueo que Israel impone a la franja y el cierre del paso con Egipto asfixian a su economía. Los visitantes ya no pueden permitirse el lujo de pagar la entrada. El clima es agradable, pero el zoológico parece más un cementerio al aire libre. 
 
Tamer al Nirab, conductor del bus escolar, todavía recuerda los días en que decenas de niños llegaban a visitar el lugar.  "Ya nadie puede permitirse este gasto", cuenta.
 

Foto: AFP
 
En Gaza, 80% de la población depende de la ayuda exterior. En esa época, las 60 jaulas del zoológico estaban llenas y los 13 miembros de la familia de Aweda vivían con comodidad. 
 
Para poder seguir asegurándole un mínimo de comida a las bestias que siguen vivas, la familia de Aweda tuvo que tomar trabajos externos. "Algunos de mis hermanos son chóferes, otros encontraron trabajos en pequeños comercios", explicó delante de la jaula del tigre, un felino de 180 kilos que se pasea en la jaula.
 
Para venir aquí, "tomó un avión", explica orgulloso Mohamed. "De Senegal a Egipto, después al Sinaí y de ahí a Gaza pasando por un túnel". 
 
Ahora, espera poder venderlo por unos 30.000 dólares y después espera poder deshacerse también del terreno. Será el final del zoológico de Jan Yunes.