Semana decisiva para Yunda: ¿Termina la crisis en el Municipio o se acentúa más? | Vistazo

Semana decisiva para Yunda: ¿Termina la crisis en el Municipio o se acentúa más?

Alejandro Pérez / aperez@uio.vistazo.com Domingo, 18 de Abril de 2021 - 15:24
Facebook
Twitter
Email
Una vez que los concejales correístas dieron la espalda al alcalde Jorge Yunda, esta semana podría iniciar el proceso para su remoción y la capital tendría nuevo burgomaestre antes de junio. Pero todo depende de cómo se muevan las fichas al interior del Concejo Metropolitano, lo que podría acentuar o mermar la crisis política e institucional que arrastra desde hace semanas.
 
Hay cuatro caminos por los que Yunda podría dejar la Alcaldía. El primero es la renuncia, pero él mismo descartó esta posibilidad en un sinnúmero de ocasiones desde hace casi un mes, cuando se conoció los chats que su hijo, Sebastián Yunda, mantenía con funcionarios del Cabildo para supuestamente gestionar contratos y obtener beneficios.
 
El segundo y más probable escenario para la salida de Yunda es la remoción, una figura contemplada en el Cootad y, según la cual, la ciudadanía ingresa la petición con las causales y luego es tratada por los ediles. Se necesitan 14 de 21 votos al interior del Concejo para aprobar la remoción.
 
El colectivo “Quito Unido” ya ingresó un proceso de remoción en marzo, pero se llenó de vicios de nulidad, no porque no tuviera sustento, sino porque el alcalde y la Secretaría General del Concejo dilataron las fechas. Esto obligó al colectivo a retirar la solicitud. Pero ahora las cosas son diferentes.
 
“El alcalde Yunda ha manifestado claramente su voluntad de no renunciar. Como concejales de Quito nos corresponde dejar atrás el show (…) y reactivar el proceso de remoción”, sentenció la concejal por el correísmo Mónica Sandoval, en la última sesión el 15 de abril.
 
Tras esto, prácticamente, se queda solo. Hasta los tres concejales de Unión Ecuatoriana, partido por el que Yunda llegó al Cabildo, le dan la espalda. Uno de ellos, el vicealcalde Santiago Guarderas, le dijo: “Fui (parte de su equipo) hasta que usted dejó pasar la corrupción a la administración”.
 
Este martes 20 de abril, “Quito Unido” presentará un nuevo pedido de remoción, aduciendo como causales los posibles actos de corrupción que indaga Fiscalía en el entorno de la familia Yunda. “Al menos 15 concejales se expresaron públicamente, en la sesión del Consejo del 15 de abril, a favor de la renuncia o remoción”, dice Marcelo Hallo, representante del colectivo.
 
Según el Cootad, el proceso de remoción dura 23 días desde la presentación del pedido hasta la votación. Hallo señala que se llevará a cabo una veeduría ciudadana para que no haya artilugios que puedan nulitar el proceso a medio camino.
 
Los caminos menos improbables
Una tercera vía para terminar con el mandato de Yunda sería la destitución, luego de que haya una sentencia en firme por los delitos que en este momento es investigado. Pero eso esta muy lejos de terminar. El 26 de abril recién iniciará la audiencia de juicio para saber si se vincula o no al alcalde en la investigación por peculado por la compra de pruebas COVID-19.
 
El juicio y la ratificación de la condena en casación, si es que resulta culpable, podría tomar meses. Luego, también deberá enfrentar los posibles juicios que se desprendan de los chats de su hijo Sebastián, proceso que aún está en indagación.
 
Y el cuarto camino y menos probable es la revocatoria de mandato.  Se requiere ingresar una petición al Consejo Nacional Electoral (CNE) con al menos un 10 diez por ciento de firmas de respaldo del padrón electoral del Quito. Si la petición cumple los requisitos, el CNE convocaría a la votación. Este proceso podría tomar más de seis meses.
 
¿Se acaba la crisis?
En cualquiera de estos cuatro escenarios, el vicealcalde Santiago Guarderas deberá ser quien sustituya al alcalde. Y la segunda vicealcaldesa, Gissela Chalá, del bloque correísta se oficializaría en ese cargo. Pero nada está dicho todavía. 
 
Aunque varios ediles de los cinco partidos políticos que forman el Concejo (bloque correísta: 9; Concertación: 3; CREO: 2; ID: 2 y Unión Ecuatoriana: 3) han sido enérgicos en contra de Yunda, ningún bloque ha presentado una postura unificada, situación que, a criterio del catedrático y urbanista, Fernando Carrión, haría pensar que aún no hay consenso y que todo puede pasar esta semana.
 
Carrión, quien fue asesor de Yunda en los primeros meses de su gestión y que ahora está de acuerdo con su salida, dice que la crisis no terminará con la remoción. Explica que desde administración de Mauricio Rodas (2015-2019) hay problemas de gobernabilidad por la fragmentación del Concejo, que actualmente tiene 21 integrantes y cinco partidos políticos. Mientras, por ejemplo, Guayaquil tiene solo 15 concejales.
 
Hasta la época de Paco Moncayo y Augusto Barrera, los alcaldes tenían mayoría, lo que les daba un buen margen de gobernabilidad. “Se necesitan reformas para evitar esta fragmentación y pugna”.
 
Mientras estos problemas se resuelven Quito sigue sin rumbo. El Metro, la obra emblemática y más costosa de la ciudad, no tiene fecha de operación pese a que la infraestructura se entrega en julio. Quedará varado. Es un reflejo lo que pasa con el Municipio.
HOY EN HOME