Suben a 31 los venezolanos ahogados y deportados de Trinidad y Tobago | Vistazo

Suben a 31 los venezolanos ahogados y deportados de Trinidad y Tobago

Domingo, 20 de Diciembre de 2020 - 17:24
Facebook
Twitter
Email
 
La cifra de balseros venezolanos ahogados encontrados en alta mar subió de 19 a 31 cuerpos deportados de la isla de Trinidad y Tobago, según fuentes extraoficiales. 
 
Sin descartar la aparición de otros cuerpos, hasta este viernes la Fiscalía General de Venezuela identificó 28 cadáveres de emigrantes que habían sido hallados flotando en las aguas de Güiria, localidad situada en el Golfo de Paria, estado Sucre.
 
La tragedia de los balseros, que huyen de la miseria venezolana para encontrar la muerte en Trinidad, no ha concluido desde el pasado fin de semana cuando se descubrió el primer grupo de 19 náufragos, de los cuales 11 cuerpos flotando, cuyos familiares activaron las alarmas por las redes sociales. 
 
En el drama han intervenido el Gobierno interino de Juan Guaidó y los diputados opositores de la Asamblea Nacional que decretaron de inmediato un luto nacional de tres días. Los habitantes de Güiria que han protestado haciendo vigilia nocturna por los ahogados. Y las alertas de organizaciones internacionales como la Acnur y Unicef. Y por último el régimen de Nicolás Maduro que inició tardíamente la investigación del caso.
 
Uno de los primeros en alertar sobre el conflicto fue el exalcalde del Hatillo, David Smolansky, coordinador de la oficina para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos de la OEA. «Según reportes y documentos que han sido consignado a nuestra oficina, hemos confirmado que el Gobierno de Trinidad y Tobago coordinó con la dictadura de Maduro una nueva deportación de al menos 60 venezolanos, entre ellos menores de edad y ancianos», cita el diario ABC.
 
Por su lado Acnur informó que solo en noviembre pasado Trinidad ha deportado más de 200 venezolanos, lo que explica el caso de los 16 niños y 9 adultos que fueron devueltos solos hace 15 días a Delta Amacuro en una embarcación deplorable y sin ningún tipo de seguridad y protección. 
 
Los organismos internacionales han pedido un trato humanitario para los refugiados venezolanos pero el Gobierno de Trinidad y Tobago ha mirado a un lado. Por ejemplo, el primer ministro trinitario, Keith Rowley, ha condicionado que primero hay que retirar al embajador Smolansky de la OEA para luego poder hablar de los inmigrantes venezolanos.
 
La versión oficial del régimen en boca del fiscal general Tareck William Saab, señala que la crisis de los balseros forma parte de una supuesta trata de personas entre las mafias binacionales que operan en los dos países. 
 
HOY EN HOME