¿Cuál década ganada? | Vistazo

¿Cuál década ganada?

Jueves, 23 de Junio de 2016 - 08:00
Facebook
Twitter
Email

En el relato histórico de hoy no cuenta el clamor por fiscalizar a un Gobierno que ha retomado la senda del endeudamiento agresivo, como el del gobierno militar en 1977.

El relato histórico de la ‘década ganada’, que el Régimen construye con propaganda, no promueve una convivencia democrática. Todo gobierno puede promocionar su gestión, incluso exagerando indicadores o recargando cadenas con tomas bucólicas. Claro que debe cuestionar la corrupción del pasado, pero otra cosa es distorsionar la historia.

Según el relato del Régimen, alimentado por sociólogos y científicos, muchos de ellos militantes confesos, en el Ecuador de 2007 no había nada. Era un país erosionado, corrupto, preso de la siempre oscura empresa privada. Había una depresión colectiva e instituciones pulverizadas. El país perdía su infraestructura eléctrica. ¡No había carreteras en buen estado! Era una nación sin transparencia…

Ese Ecuador se parece más a la Venezuela de hoy, con la diferencia de que el gobierno de Maduro, ineficiente y autoritario, es protegido por la diplomacia de los países bolivarianos.

Qué diferencia con el Ecuador de 1980, cuando el presidente Jaime Roldós construyó una doctrina para defender los derechos humanos en países tiranizados, por encima del principio de no intervención.

En esas décadas subestimadas, el analfabetismo cayó en casi 13 puntos para 1984. Y la esperanza de vida fue siete años más alta que en 1974.

No se reconocen los esfuerzos de Osvaldo Hurtado por electrificar el país. En su gobierno se inauguraron dos fases de la central de Paute, la de Santa Rosa y se empezó la de Agoyán.

En los 80 se fortaleció la seguridad social del campesino. Esa corriente de dignificación al indígena se permeó por cuenta de una Iglesia progresista y las ONG que trabajaron en libertad hasta 1984, con un Estado tolerante. ¿Se imaginan a Rodrigo Borja lanzar en 1990 cadenas nacionales acusando de terrorismo al primer levantamiento indígena?

De esos años, no cabe resaltar el despegue de las exportaciones no tradicionales. Tampoco, los esfuerzos de políticos y militares por dignificar la heredad territorial. No se aplaude el llamado de Hurtado al consenso nacional para solucionar el conflicto con Perú; las gestiones diplomáticas de Borja para que el mundo se interese por un arbitraje o la firmeza con la que Sixto Durán Ballén no retrocedió en el Cenepa, tras la gesta de esa generación de militares profesionales. El Ecuador de hoy sería distinto si Jamil Mahuad no firmaba la paz.

Negar la historia es no reconocer el plan de reconstrucción vial de Gustavo Noboa ni que a finales de 2006, una clase política agotada entregó al país, por primera vez, una Corte Suprema, avalada por organismos internacionales. Ese logro se esfumó en esta ‘década ganada’ cuando el Gobierno metió mano en la justicia.

En el relato de hoy no cuenta el clamor por fiscalizar al gobierno más largo de la historia; aquel que retomó el endeudamiento agresivo como el de los militares en 1977, que desencadenó la pobreza y el ajuste de los 80. No vale preguntarse por qué el dólar, pieza fundamental de la estabilidad económica, genera hoy tanta incertidumbre. Para qué, si la propaganda dice que vivimos la década ganada.