La escalada del riesgo país

jueves, 12 marzo 2020 - 04:26
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

    El riesgo país de Ecuador creció de 805 puntos, a comienzos de mes, a 1.981 puntos.  No es una buena noticia. Este indicador es clave para la economía del  país. Por un lado, en este índice se  basa la tasa de interés de los préstamos que se contrata en el extranjero, no solo por el sector público sino también por el sector privado.  Determina, además, las pautas de  comportamiento para los inversionistas extranjeros. Los inversionistas potenciales desisten de invertir en países con un alto índice de  riesgo y para los inversionistas que  ya están en el país, el índice es una  señal para determinar el futuro de  sus negocios. Por lo general, esto  significa que se inhiban o restrinjan nuevos proyectos.
     
    Después de Venezuela que tiene  un riesgo país de 12.907 y Argentina que camina a la moratoria de su  deuda, con 2.226 puntos, Ecuador  es el tercero en la región con índice  más alto. Varios factores han contribuido para esto: la catástrofe política de octubre, que impidió enderezar las finanzas, y un panorama  mundial recesivo por la pandemia  de coronavirus. Los analistas coinciden en que el mundo perderá un  trillón de dólares este año por la  pandemia. A Ecuador, por ejemplo, le afectará la caída del precio  del petróleo originada en el frenazo  de China, que es el mayor consumidor de este hidrocarburo. En marzo
    9, el precio del crudo se desplomó  a 30 dólares por barril, cuando en  el presupuesto se lo estimó a 51,3  dólares lo cual ahoga aún más las  endebles finanzas estatales. También habrá bajas en las exportaciones no petroleras, pues su destino  principal está en países asiáticos  y europeos, los primeros con una  recesión a las puertas y los segundos en un compás de espera, aunque Italia ha puesto en cuarentena  a más de 10 millones de personas.  Finalmente, el Fondo Monetario  no ha realizado el desembolso de  249 millones de dólares esperado  en marzo, tras revisarse el cumplimiento de las metas.
     
    Esta asfixia requiere de medidas, pero siendo el gobierno de Lenín Moreno, un régimen de salida,  por razones políticas podría decidir que las medidas requeridas se  las traslade al próximo gobierno,  agravando la crisis. Un estadista  debe hacer lo correcto y no lo políticamente conveniente. 

    Más leídas
     
    Lo más reciente